martes, 13 de noviembre de 2018

GLOSARIO DE LOS LÍMITES DE CADES, SEGÚN EL CATASTRO DE LA ENSENADA


Las Respuestas Generales del Catastro del Marqués de la Ensenada constituyen la más antigua y exhaustiva encuesta disponible sobre los pueblos de la Corona de Castilla, a mediados del siglo XVIII. Entre 1750 y 1754 todas las poblaciones fueron sometidas a un interrogatorio. A Cades le tocó el tres de mayo de 1753.

Cabecera del cuestionario del catastro de la Ensenada
El cuestionario constaba de 40 preguntas. La tercera, para conocer sus límites y su superficie, se realizaba la siguiente pregunta: ¿Qué territorio ocupa el término, cuánto de levante a poniente y del norte al sur, y cuánto de circunferencia, por horas, y leguas, qué linderos o confrontaciones; y qué figura tiene, poniéndola al margen.

La contestación textual facilitada y publicada fue la siguiente: A la tercera que el termino de este pueblo tiene constanzia desde el zierzo al Abrego dos mil varas Castellanas y del solano al regañon dos mil y quinientas y de zircunferencia ocho mil que se pueden andar por lo aspero del terreno en dos oras, y linda al zierzo con el lugar de Cabanzon del Valle de Valdesanvizente  al Solano con el Rio nansa al Abrego con el lugar de Zelis del valle de Rionansa y al regañon con el lugar de la Mason del Valle  de este nombre, y su figura es la del margen

Contestación a la tercera pregunta 
Lo primero que observamos es que no utilizan los puntos cardinales en la definición de los límites. Lo hacen mediante la denominación clásica de los vientos predominantes, cuya traducción es la siguiente:
 Zierzo= cierzo: norte
Solano= este
Abrego= sur
Regañon= oeste  

La vara castellana era una medida de longitud, que equivalía a 0,835 metros. En consecuencia, los datos facilitados en la encuesta era que Cades de norte a sur medía 1.670 metros, del este al oeste 2.087 metros, mientras que de circunferencia tenía 6.680 metros.

Así que ya sabemos que la fijación de los límites antiguamente se hacían en función de la denominación de los vientos predominantes. No me extrañaría nada que algunos vecinos conserven escrituras de propiedad con esta terminología. 

domingo, 4 de noviembre de 2018

ALGO MÁS SOBRE EL HOYO DE LOBOS DE MATAJIGARES


Conservo un episodio respecto al hoyo, que merece la pena contar. En aquel tiempo - sin precisar, a finales de la década de los 80- que hice el reportaje, me visitó en Cades, Patricio Guerin Betts, un monje cisterciense del monasterio de Viaceli de Cóbreces, que hacen un queso muy rico. Patricio era de origen irlandés y se había especializado en investigación histórica sobre tradiciones populares.

Había publicado en el Anuario del Instituto de Etnografía y Folklore Hoyos Sainz, en su volumen I de 1969, un trabajo sobre El callejo de lobos de Sardanda, situado entre Novales y Rudagüera y quería conocer el hoyo de Matajigares.


Situación del hoyo
Patricio que ya pasaba de los 70 años, -murió en el 2002 con 92 años- eligió un buen día de verano y nos pusimos a la tarea. Subimos por la pradería de Cades, remontamos la sierra La Collada, para descender hasta el hoyo. La vuelta la hicimos por la Venta de Fresnedo. Le gustó el hoyo y certificó efectivamente que era una trampa para cazar lobos.

El padre Guerin
Al estar en verano significaba que la vegetación estaba en su máximo esplendor. Era y sigue siendo una zona de argomas y helechos. Estos últimos nos llegaban prácticamente hasta los hombros. Para remontar la sierra y descender hasta el hoyo no había caminos, así que lo hicimos campo a través y Patricio en sotana.

Aunque no se quejó, creo que por la edad la excursión le resultó algo penosa. Posiblemente y en su condición de monje estaba entrenado en los sacrificios de su vida monástica, que completaba con ese carácter  de los viejos investigadores, que entienden que no hay resultados sin renuncias.

viernes, 2 de noviembre de 2018

HOYO DE LOBOS DE MATAJIGARES, EN CADES


Ayer, día de todos los Santos, aprovechando que hacía buen día, nos desplazamos a ver el hoyo de lobos de Matajigares. Esta trampa tuve ocasión de conocerla hace unos treinta años. Me puso sobre la pista Vicente Obeso, hombre culto y jovial, ya fallecido, que al estar detrás de la barra del bar de Cades, le permitía recibir mucha información y transmitirla. El resto lo pusieron los mapas de Servicio Geográfico Nacional, que denomina a la zona Pozobal, contracción de pozo lobal o pozo de lobos.

Aquellas visitas me dieron para escribir un reportaje sobre este tipo de trampas, que publiqué en el diario Alerta, cuando ese periódico todavía se podía leer.

Vista del hoyo de lobos
En tiempos pasados, la permanente lucha liberada en el medio rural para conseguir el control de los animales silvestres, que se consideraban perjudiciales -osos y lobos fundamentalmente-, fue titánica. De esa lucha quedan restos de antiguas construcciones, solidas trampas para enfrentarse a estos predadores, conocidos como chorcos o callejos de lobos y los hoyos. Estas trampas son los restos de un modo de combatir primitivo que exigía un alto grado de compromiso colectivo, que finalizó en el siglo XIX.

Detalle de los muros del hoyo
El hoyo de Matajigares se encuentra en la sierra La Collada, en su vertiente sur, encima del río Latarmá, y próximo a la raya de separación con Peñamellera Baja, municipio perteneciente a Asturias. Es un cuadrado de unos 4 metros de lado y, posiblemente, otros tantos de profundidad. Esta construido con mampuestos trabajados, conserva los cuatro muros, casi ocultos por la vegetación y únicamente las caras norte y sur, presentan algún desprendimiento. Se encuentra a una altitud de 531 metros.

También conserva fragmentos de los muros que confluían en el hoyo, aunque separados de éste. Estos muros trazados en forma de V servían para encajonar al lobo mientras se corría, para precipitarlo en el hoyo y finalmente darle muerte.

Trozo de muro de la empalizada
El hoyo se encuentra en un paraje kárstico, lleno de depresiones y dolinas y rodeado de vegetación, formada por hayas, robles, encinas, avellanos y acebos. Se puede acceder a él desde la pradería de Cades, la Venta de Fresnedo o, bien, por Casamaría. Nosotros esta vez lo hemos hecho por este último lugar. Las pistas permiten acercarte en coche hasta un punto, para después en una hora de caminata llegar hasta él.

A media distancia, se observan dos trozos de empalizada entre la vegetación
El motivo de la visita es para proponer al proyecto Culturea Cantabria de la red Cántabra de Desarrollo Rural -redcantabrarural.com/rcdr/proyectos/culturea-cantabria/, el inventario de este importante recurso para su posible recuperación. Este inventario sirve también para, a través de la red, ponerlo en valor como patrimonio rural y cultural.

lunes, 29 de octubre de 2018

¡VAMOS A HACER TORTOS DE MAÍZ!


Mañana martes se desarrollará en la Ferroteca de Cades, organizado por el ayuntamiento de Herrerías, un taller de tortos de maíz, en otros tiempos menú prolífico y abundante.  


Va dirigido a los chavales que esta semana están de vacaciones. Se espera que conozcan y aprendan lo que fue una seña de identidad alimentaria de sus antepasados. ¡Buen provecho!

jueves, 18 de octubre de 2018

TALLER DE ELABORACIÓN DE TORTOS DE MAÍZ, DEL AYUNTAMIENTO DE HERRERÍAS


El ayuntamiento de Herrerías de forma acertada ha programado un taller de elaboración de tortos de maíz para el próximo día 31, en horario de 10 a las 14 horas, para niños hasta los 12 años, coincidiendo con la semana sin clase de los pequeños. El taller se desarrollará en la Ferroteca de Cades.

Decimos que nos parece acertado porque los pequeños deben conocer lo que supuso la llegada del maíz de América y la trascendencia que tuvo para sus antepasados a partir de sus abuelos, hacia atrás.

Los chavales también deben saber que antes de la llegada del maíz a Cantabria se sembraban unos cereales de invierno, la escanda y la esprilla y otros de verano, el mijo y el panizo, especies pobres de trigo y de sorgo, que daban origen a años de gran escasez de grano, provocando terribles hambrunas. El plato más común de la alimentación era un guiso de verduras –berza o repollo– cocido con algo de manteca o tocino, conocido como puchero. Las patatas todavía no se conocían.

El maíz se trae a España a finales del siglo XV. Lo traen los conquistadores españoles que llegaron a América, pero no se siembra hasta principios del siglo XVII.  La elevada productividad del maíz, frente a los cereales anteriores, produce una fiebre sembradora, de tal manera que, avanzado el siglo, prácticamente en todo Cantabria se sembraba maíz.

Este proceso se denominó la revolución del maíz. Mejoró sustancialmente la dieta alimenticia de los campesinos cántabros, desaparecieron las hambrunas y las epidemias asociadas, a la vez que por primera vez se obtenían excedentes.


Tortos de maíz. Foto; cocina de Nihacc


El maíz se comía en forma de tortas, tortos, boronas, pulientas y boronos. El grano siempre se molía en los molinos hidráulicos, muy abundantes por toda la región, para obtener harina, que era la materia prima a partir de la cual se confeccionaban los preparados anteriores.

El maíz para su sembrado necesita un clima templado que, salvo en las partes altas de la región, se daba en toda Cantabria. En nuestro valle el límite estaba en Tudanca hasta tal punto que, Polaciones que está por encima de los 900 metros de altitud, se sembraban patatas –otro alimento americano– que intercambiaban por maíz, en los pueblos de la zona baja.

Cartel explicativo de la domesticación del maíz en Cantabria

Antes de entrar en harina, nunca mejor dicho, hablaremos a los pequeños de esto, esperando que cuando finalice el taller, sean más sabios, conozcan un poco más como se alimentaban sus antepasados, a la vez que les gusten y soliciten a sus mayores, que se los hagan en casa, para sostener la tradición.

 

Cristina Ruíz  y  Alix Mercedes Sánchez


miércoles, 3 de octubre de 2018

EL CUARTEL DE LA GUARDIA CIVIL DE CADES


Durante bastantes años de las décadas de los cuarenta y de los cincuenta del siglo pasado, hubo un cuartel de la Guardia Civil -CGC- en Cades, a pesar de que este pueblo únicamente tenía en esos años unos 140 vecinos.

¿Cuál era la razón para qué un pueblo tan pequeño tuviese un CGC? Pues, ni más ni menos, ser área de influencia de la Brigada Machado, formada por maquis mayoritariamente del Occidente de Cantabria.

Los maquis eran ciudadanos españoles comprometidos con la república que, tras la guerra civil, se refugiaron en las montañas pensando que, la victoria de los aliados en la segunda guerra mundial, pudiese restablecerse el sistema democrático en nuestro país. No fue así y unos pudieron exiliarse y otros decidieron quedarse, donde acabaron mayoritariamente asesinados. La dictadura franquista los llamaba despectivamente bandoleros, pero ellos se consideraban luchadores por la democracia.

El franquismo los persiguió con saña y de ahí viene la proliferación de cuarteles en poblaciones pequeñas. El de Cades se ubicaba en una casa de corredera, situada en el extremo norte de un conjunto de cuatro inmuebles en hilera, del barrio La Concha, entre el de la Calle y el de San Juan y por encima del Solar, el más grande donde se encuentra la plaza y el bar. En fin, un sitio estratégico, que acogía el cuartel para entre 5 y 7 miembros. La casa ha sido restaurada hace unos años.

Casa que fue cuartel de la Guardia Civil, en el barrio La Concha de Cades
Los vecinos cuentan que vivían atemorizados. La presencia de los maquis les comprometía y ello daba lugar a diversas fechorías de la Guardia Civil donde, por aquellos años, escribieron algunas de las paginas más oprobiosas de su historia.

Año 1952. Recibo de la energía consumida en el cuartel de Cades, que pagaba el ayuntamiento
Los vecinos tenían prohibido circular por la noche sin linterna, en los bares se imponía siempre su voluntad, castigaban por nada a los vecinos a traerles carros de leña del monte Arria para calentarse…En fin, interrogatorios y palizas indiscriminadas, las confiscaciones y los abusos eran frecuentes  entre algunos miembros del cuerpo. Todo ello después de más de 12 años de haber finalizado la guerra civil.

sábado, 22 de septiembre de 2018

ALGO SOBRE LA MEMORIA EN FRANCIA


Hemos disfrutado de unos esplendidos días en París, lo que nos ha permitido patear la ciudad dentro de lo posible. En esos paseos hemos visto y visitado numerosos espacios sobre la memoria francesa; sean centros, monumentos o simples placas, estas últimas por docenas, lo que nos produce una envidia sana de como los franceses trabajan la memoria.

Francia es una potencia mundial, inmersa  en los últimos  doscientos años en las dos conflagraciones mundiales, en las guerras napoleónicas y en algunas coloniales. Es decir, tienen materia prima más que suficiente para rememorar su memoria. Así y todo, creo que lo saben hacer mejor y lo cuidan más que en nuestro país.

Placas alusivas a la 9ª compañía, formada por españoles, que contribuyó a la liberación de París de los nazis
España, es un país a contracorriente de otros de la Europa occidental. Mientras en esos países, a partir de 1945, se establecieron regímenes democráticos aquí, los malos, vencieron en la guerra civil y nos tuvieron viviendo en una dictadura durante 38 años. De esta manera tenemos la memoria parcial y sesgada, empezada a corregir, con grandes dificultades todavía, a partir de la llegada de la democracia. Es sabido que Franco jamás tuvo un gesto de clemencia sobre los vencidos.

Placa de un instituto alusiva a deportaciones de alumnos
Por ejemplo, ¿Para cuándo un gran Centro Nacional de la Memoria de los miles de compatriotas deportados y muertos en los campos de exterminio nazi? En fin, ahí dejamos la pregunta, constatando que en temas de nuestra memoria,  todavía nos queda mucho por hacer.

viernes, 7 de septiembre de 2018

LECTURA DE UN MAPA DE HACE NOVENTA AÑOS


Quería compartir con los lectores un pequeño mapa, fechado en 1928, para analizar los cambios más importantes habidos, hasta hoy. Seguramente olvidaré algo, así que espero comentarios al respecto.

Revisándole de abajo arriba observamos la desembocadura del río Lamasón en el Nansa. Todavía no está construida la presa del embalse de Palombera, que es de 1953, y vemos como el cauce del primero de los ríos, hace de límite entre los dos municipios: Rionansa y Herrerías.

Mapa objeto de análisis
Un poco antes de esa confluencia aparecen dos casas a ambos lados de la carretera, que viene de Celis. Hoy ya no existen. En la de la mano izquierda vivió mucho tiempo Primo, empleado de Saltos del Nansa, que controlaba las compuertas de la presa, cuando se regulaban de forma manual. La casa de la mano derecha fue derribada bastante antes.

El núcleo de Rábago, entorno a la iglesia, se mantiene más o menos como estaba, con alguna nueva construcción, únicamente cambia el trazado de la carretera, que ya no pasa por el costado de la iglesia y la antigua casa de Francisco Linares. 

Siguiendo el cauce del Nansa observamos dos presas con sus respectivos calces. Las presas las han derribado. La primera llevaba agua al molino de Rábago todavía existente y la segunda alimentaba un calce de más de 700 metros que llevaba agua al conjunto hidráulico, formado por la ferrería y el molino contiguo, de Cades.

Antes de llegar a la ferrería vemos la única entrada que existía para llegar a Cades, sea viniendo desde Lamasón, o de desde Puente Arrudo. Esta se hacía por la casa del Tranco, que nos deja ver, bien a las claras, que habría alguna portilla, regulada desde esa casa, para poder acceder al pueblo. 

Vista parcial de Cades. La primera casa de mano derecha es la del tranco
La casa sigue existiendo, lo que se ha modificado es la carretera con respecto a ella.  Inicialmente la dejaba a mano izquierda y pegada a la carretera y ahora se sitúa a mano derecha y alejada de ésta. El camino cruzaba el pueblo, pasaba por Otero y desembocaba de nuevo en la carretera, a la altura de la Venta de Vallejo.

Casa del tranco actualmente. Obsérvese el desvío de la carretera
Esto quiere decir que la entrada principal actual que parte de enfrente de la ferrería y pasa por el barrio de El Solar, no existía.

Por último, vamos a fijarnos en Puente Arrudo. El puente de mampostería ya existía, es de 1921, la tienda de Vicente también existía, pero no la de Cosme, que es posterior, como de 1934. El edificio del ayuntamiento ya aparece, así como la antigua venta La Sofía, que es de 1907.

Por ultimo y a la izquierda del puente aparece una casa, debajo de la letra “a”, creo que es la casa de la braña, que perteneció a Adolfo Obeso. 


NOTA: para ver los detalles del plano hacer clic  sobre el mismo y ampliarlo. 

viernes, 17 de agosto de 2018

EL VIEJO CAMINO AL CRISTO DE BIELVA


La festividad del Cristo de Bielva se celebra a mediados de septiembre en una ermita un poco separada del pueblo, en dirección oeste.

La veneración a este cristo gozaba de mucha devoción que alcanzaba a los municipios colindantes, incluido el asturiano de Peñamellera Baja. Ahora las romerías no son lo que eran, pero he tenido oportunidad de ver un reportaje televisivo, de mediados de siglo pasado, sobre esta fiesta y se observa familias enteras, que después de venerar al cristo por la mañana, pasaban el día en la campa comiendo y bailando por la tarde.

En ese tiempo el acceso a la ermita para los foráneos era a través de un camino, que partiendo de Escoyo subía hasta la ermita y se podía continuar hasta el pueblo.


Plano de Bielva de 1929. En primera linea el camino de Escoyo a la ermita
El camino partía de unos cuarenta metros más adelante de la actual casa de Escoyo, en el mismo margen, y por un trazado en zig-zag, superabas la altura de la peña, hasta llegar a la explanada de la ermita. En 1929 todavía no existían las escaleras famosas de las promesas. Sin embargo, en 1955, ya aparecen construidas, según la fotografía adjunta. En esta fecha se utilizarían ambos accesos. 

Fotografía aérea de 1955. Observese el trazado del camino a la ermita
Así lo dejan ver los planos y las fotografías antiguas de la primera mitad del siglo pasado.


lunes, 13 de agosto de 2018

LA FORMA DE POBLAMIENTO DE CADES


Cades, localidad del municipio de Herrerías, presenta una original forma de poblamiento, conocida como intercalar, que es una mezcla entre la forma concentrada y la  dispersa.

Plano de Cades de 1929, con su forma de poblamiento conocida como intercalar
A diferencia de la forma concentrada o la dispersa, como para esta última pueden ser la de los valles pasiegos, Cades reúne pequeños núcleos -barrios de 4 o 5 casas- separados entre sí.

Plano de Cosio, ejemplo de poblamiento concentrado
Los barrios y las denominaciones de los lugares en Cades son numerosas. Vamos a tratar de arrojar algo de luz al respecto, ayudado por Antonio Dosal, vecino de Villachica:


Lugares:
1.    El Tranco
2.    Caseta de arriba
3.    Caseta de abajo
4.    La Ferrería
5.    Socueva
6.    La Braña
7.    La Pared 
8.    El Arenal

Barrios:
1. La Calle  
2. La Cotera
3. El Solar
4. La Concha
5. San Juan
6. El Pellón
7.    Villachica
8.    La Sierra 

Vista aérea de Cades. En amarillo los lugares. En rojo los barrios

Esta dispersión de barrios le hace muy singular. Únicamente Casamaría, dentro del mismo municipio, tiene una forma de poblamiento parecida, aunque con un menor número de barrios. Esta forma de poblamiento hace que Cades disponga de un buen número de fuentes y abrevaderos, ya que cada barrio operaba como un pequeño núcleo aislado.

En cuanto a los lugares sería interesante el estudio de los topónimos de los mismos, ya que habitualmente su origen está en algún aspecto físico o material del lugar que designan.

miércoles, 8 de agosto de 2018

MAÑANA VIERNES, ÚLTIMA CHARLA Y CLAUSURA DE LA EXPOSICIÓN


Mañana viernes día 10, tal como estaba programado, clausuraremos la exposición: una iniciativa solidaria digna de contar, instalada en el centro cultural Manolo Cos de Cades.

Previamente, a las 19 horas, sostendremos una charla sobre los verdaderos artífices de la construcción del puente como fueron los arrastradores de troncos con esos artilugios tan originales, mitad carro, mitad narria de arrastre, llamados rabonas, hoy desaparecidos.

Planta y alzado de una rabona. Dibujo de Alberto Díaz Gómez
Exploraremos como se serraba la madera, qué herramientas utilizaban, cómo eran los talleres de serrado y cuantas piezas hubo que serrar y sus denominaciones para armar el puente de 66,43 metros de largo y 3,83 metros de alto.

Conjunto de herramientas de un serrón expuestas
Para ello nos apoyaremos en las maquetas de Isidoro Sánchez que, con sus detalles, nos permitan interpretar cómo se desarrollaban estos oficios, de fuerte arraigo en todo el valle del Nansa.

No nos queda más que invitar a los ciudadanos a la misma.

miércoles, 1 de agosto de 2018

MAÑANA VIERNES CHARLAREMOS SOBRE EL AUGE Y EL DECLIVE DE EL ARRUDO


En el Centro cultural Manolo Cos, de Cades y dentro de los actos de la exposición: Una iniciativa solidaria digna de contar, a las 19 horas, charlaremos sobre el auge y el declive de El Arrudo.

El Arrudo, durante unos cuarenta años –de 1935 a 1975- fue un importante núcleo socioeconómico donde se desarrollaban múltiples actividades. Hablaremos de la cronología de su instalación –el primer inmueble edificado fue la Venta La Sofia, acecido en 1907– y de algunas actividades hoy desconocidas. El traslado del edificio municipal de Pieño al Arrudo contribuyó decisivamente a esta circunstancia.

Vista de El Arrudo, años 40. Al fondo Casa Cosme  y en primer termino salón de baile
Hoy sabemos que la farmacia antes de llegar a Bielva estuvo en El Arrudo y que en este lugar se llegaron a embotellar las conocidas gaseosas de pito. Aquellas originales botellas en cuyo cuello alojaban una canica de vidrio. Precisamente la presión del agua carbonatada, empujaba la canica hacia arriba, contra la goma que se encontraba insertada en el cuello de la botella, cerrándola. Para beber no había más que empujar la canica hacia abajo.

Hablaremos de la tejera de Coria, situada detrás del viejo ayuntamiento, donde los tamargos asturianos venían en temporada a hacer teja y ladrillo, de la Fuente Cades, la surgencia donde lavaban las mujeres de Cades, de las líneas regulares conocidas como la del Alemán que recorría el valle y la de la Rubia, que acercaba  gente de Peñarubia y Lamasón.

Ruinas actuales de El Arrudo
Dentro del declive, consumado definitivamente desde el traslado de la vieja sede municipal al inicio de la vega de Cades, en 1997, analizaremos las ruinas actuales.

Aprovecharemos la charla para entregar a los asistentes unas postales editadas con elementos de la exposición, presentadas ayer.

martes, 31 de julio de 2018

LAS POSTALES DE LA EXPOSICIÓN

Con motivo de la exposición que tenemos colgada en el Centro Cultural Manolo Cos, de Cades, hemos editado un conjunto de cuatro postales, alusivas a la misma, que recogen las siguientes temáticas:

1ª Postal de una rabona arrastrando dos troncos 



2ª Postal de un taller de serrado.


3ª Postal serrando madera en Pendes


4ª Postal representando el puente de madera de El Arrudo


Las dos primeras representan las maquetas elaboradas por Isidoro Sánchez, vecino de Cades, cuyos trabajos nos traen a la memoria oficios y herramientas de hace más de sesenta años.

La tercera es una fotografía de Eusebio Bustamente, el gran fotógrafo de Potes, fallecido en 1982, representa una escena de serrado en el pueblo de Pendes, Liébana.

La última es la única fotografía conocida del puente de madera de El Arrudo, fechada en 1919.  El puente ya tenía 33 años y le quedaban dos más de vida.

Estas postales las regalaremos entre los asistentes a las charlas de los viernes, en la exposición. 

miércoles, 25 de julio de 2018

CHARLA SOBRE LA CONSTRUCCIÓN DEL ANTIGUO PUENTE DE MADERA, EN EL ARRUDO


El próximo viernes día 27, a las 19 horas, en el Centro Cultural Manolo Cos de Cades, organizaremos una charla sobre la construcción del antiguo puente de madera, en El Arrudo, acaecido en 1886.

El punto de partida es una circular editada por las fuerzas vivas del municipio, ante la incomunicación que tenían los pueblos, debido al defectuoso funcionamiento de un paso de barca en el mismo lugar.
Fragmento de la circular
Persuadidos los firmantes de la absoluta necesidad de establecer un paso seguro por medio de un puente en el río Nansa y sitio del “Arrudo” en este Ayuntamiento de Herrerías, porque las barcas que hoy le prestan servicio, no satisfacen el que fuera de desear; pues además de no ofrecer verdadera seguridad, tiene incomunicados estos pueblos por dilatados días, han concebido el pensamiento, ya que no es posible por falta de recursos acometer de nuevo la empresa. Los firmantes fueron:


Manuel Gutiérrez Palacios. Alcalde de Herrerías
Celestino Gutiérrez. Juez Municipal
Fernando Solar. Párroco de Cabanzón
Bartolomé Herrero. Párroco de Bielva
Juan Suarez
Adriano Martínez. Secretario del ayuntamiento
Antonio F. de Noreña. Por la viuda e hijos de D. Ignacio Noreña. Oligarca local
Antonio Gutiérrez del Corral, del pueblo de Celis. Recaudador
José Gutiérrez de Celis
Emilio Díaz Noriega
Juan Ruiz de Loyzaga
Carlos Gutiérrez de Celis
Juan de Cossio y García
Francisco Rubín García. Oligarca local

Los oligarcas firmantes fueron los máximos donantes haciéndolo cada uno con una cantidad de 750 y 500 pesetas respectivamente, una fortuna en aquellos tiempos. 

Algunos donantes y su procedencia,  para el puente. El Cántabro del 10 de agosto de 1886
La inauguración se produjo el 14 de noviembre de ese año.  Por su interés y por la repercusión que en su momento tuvo, vamos a transcribir textualmente la crónica de la jornada recogida en El Cántabro del 25 de noviembre de 1886.

La Junta encargada de allegar recursos para la construcción del puente de El Arrudo, el ayuntamiento, todos los párrocos de este distrito y muchísimas personas más, especialmente de los pueblos de Bielba (sic) y Cades asistieron el domingo día 14 de noviembre actual al acto de bendición de dicho puente. Habían sido invitados también todos los donantes y en representación de los que se hallan en Andalucía y en América, recibieron la invitación sus padres o hermanos. Fue, por tanto, presenciada por muy grande número de personas, unas mil, aquella solemnidad.

Todos quedamos muy complacidos al observar las buenas condiciones del nuevo puente, su mucha solidez, su elegancia, su grande altura y los resistentes murallones de sillería que hay a sus entradas. Por estas razones hubo muchos elogios para el contratista que en breve plazo ha terminado la difícil obra y que es Don Narciso Ruíz Gómez, cuyo señor, por hallarse atendiendo a otras construcciones en Cabuérniga, no pudo concurrir a nuestra fiesta aquel día, sintiéndole todos los allí reunidos no haberle podido felicitar personalmente en la solemne ocasión.
Machón  izquierdo donde se apoyaba el puente

Después de la bendición del puente, se celebraron allí mismo al aire libre y a las orillas del río Nansa un banquete, para el que se había preparado tres grandes mesas para unos sesenta cubiertos y a ellas se sentaron los señores individuos de la Junta encargada de arbitrar donativos, los Srs. concejales, las Sras., curas párrocos y los Srs.  donantes, a todos los cuales fueron servidos buenos manjares y vinos, abundando el Jerez para con los postres.

Para la muchedumbre restante de los que a la fiesta asistieron y que, como dejo dicho, serían unas mil personas, hubo abundancia de queso, pan, vino y un carral o cuba de sangría.

Después hubo un gran baile, en la que a la entrada del puente danzó la gente joven hasta el anochecer, y sin haber tenido que lamentar ni el más pequeño disgusto, cada cual se retiró a su pueblo.

Entre las autoridades que asistieron estaban el señor Alcalde del inmediato ayuntamiento de Rionansa y el notario Don Eusebio Riaño Acevo.

Debo hacer constar que el Diputado a Cortes por este distrito, excelentísimo Señor Don José de Garnica también quiso contribuir a la obra del puente, y desde Madrid envío al efecto 200 pesetas.

Ya que El Cántabro es el único periódico de la provincia que, publicando artículos y sueltos, ha mostrado grande interés porque fuese en aumento el número de donantes y sin sus excitaciones no se habría conseguido ni la mitad de la suma recaudada, el ayuntamiento y la Junta encargada de allegar recursos, en prueba de agradecimientos suplica a Ud. Sr. Director que así lo haga constar para satisfacción de todos; rogándole además, por conducto mío, que de publicidad a este balance que sigue:

RESUMEN
Importan los ingresos recaudados de donativos………………… 4.990 pts.
Ídem valor de los materiales sobrantes, vendidos…………………  476 pts.
Total, recaudado………………………………………………………  5.466 pts.
Gastos por todos los conceptos del costo del puente, según queda detallado……………………………………………………………… 7.779,50 pts.
Cantidad que falta para su completo pago, y que abona el Ayuntamiento………………………………………………………… 2.313,50 pts.

NOTA
La primera partida que se pone a suscripción, importe de la madera, cedida por los pueblos de Cades, Bielba y Rábago, de 2480 pesetas, por más que las tiene de valor el puente (como fue gratuita) no figura en cuentas y solo se hace de lo recaudado y pagado en efectivo metálico. Y a fin de que se publique en El Cántabro de Torrelavega, para mandar un número a cada uno de los donantes, lo firma la comisión en Herrerías, a 17 de noviembre de 1886. Manuel G. Palacios, Antonio Gutiérrez Corral, Basilio Gutiérrez Torre – Adriano Martínez.
Publíquese. El Alcalde Manuel G. Palacios. Adriano Martínez, Secretario. 

Nos vemos mañana en el centro cultural Manolo Cos