viernes, 7 de septiembre de 2018

LECTURA DE UN MAPA DE HACE NOVENTA AÑOS


Quería compartir con los lectores un pequeño mapa, fechado en 1928, para analizar los cambios más importantes habidos, hasta hoy. Seguramente olvidaré algo, así que espero comentarios al respecto.

Revisándole de abajo arriba observamos la desembocadura del río Lamasón en el Nansa. Todavía no está construida la presa del embalse de Palombera, que es de 1953, y vemos como el cauce del primero de los ríos, hace de límite entre los dos municipios: Rionansa y Herrerías.

Mapa objeto de análisis
Un poco antes de esa confluencia aparecen dos casas a ambos lados de la carretera, que viene de Celis. Hoy ya no existen. En la de la mano izquierda vivió mucho tiempo Primo, empleado de Saltos del Nansa, que controlaba las compuertas de la presa, cuando se regulaban de forma manual. La casa de la mano derecha fue derribada bastante antes.

El núcleo de Rábago, entorno a la iglesia, se mantiene más o menos como estaba, con alguna nueva construcción, únicamente cambia el trazado de la carretera, que ya no pasa por el costado de la iglesia y la antigua casa de Francisco Linares. 

Siguiendo el cauce del Nansa observamos dos presas con sus respectivos calces. Las presas las han derribado. La primera llevaba agua al molino de Rábago todavía existente y la segunda alimentaba un calce de más de 700 metros que llevaba agua al conjunto hidráulico, formado por la ferrería y el molino contiguo, de Cades.

Antes de llegar a la ferrería vemos la única entrada que existía para llegar a Cades, sea viniendo desde Lamasón, o de desde Puente Arrudo. Esta se hacía por la casa del Tranco, que nos deja ver, bien a las claras, que habría alguna portilla, regulada desde esa casa, para poder acceder al pueblo. 

Vista parcial de Cades. La primera casa de mano derecha es la del tranco
La casa sigue existiendo, lo que se ha modificado es la carretera con respecto a ella.  Inicialmente la dejaba a mano izquierda y pegada a la carretera y ahora se sitúa a mano derecha y alejada de ésta. El camino cruzaba el pueblo, pasaba por Otero y desembocaba de nuevo en la carretera, a la altura de la Venta de Vallejo.

Casa del tranco actualmente. Obsérvese el desvío de la carretera
Esto quiere decir que la entrada principal actual que parte de enfrente de la ferrería y pasa por el barrio de El Solar, no existía.

Por último, vamos a fijarnos en Puente Arrudo. El puente de mampostería ya existía, es de 1921, la tienda de Vicente también existía, pero no la de Cosme, que es posterior, como de 1934. El edificio del ayuntamiento ya aparece, así como la antigua venta La Sofía, que es de 1907.

Por ultimo y a la izquierda del puente aparece una casa, debajo de la letra “a”, creo que es la casa de la braña, que perteneció a Adolfo Obeso. 


NOTA: para ver los detalles del plano hacer clic  sobre el mismo y ampliarlo. 

viernes, 17 de agosto de 2018

EL VIEJO CAMINO AL CRISTO DE BIELVA


La festividad del Cristo de Bielva se celebra a mediados de septiembre en una ermita un poco separada del pueblo, en dirección oeste.

La veneración a este cristo gozaba de mucha devoción que alcanzaba a los municipios colindantes, incluido el asturiano de Peñamellera Baja. Ahora las romerías no son lo que eran, pero he tenido oportunidad de ver un reportaje televisivo, de mediados de siglo pasado, sobre esta fiesta y se observa familias enteras, que después de venerar al cristo por la mañana, pasaban el día en la campa comiendo y bailando por la tarde.

En ese tiempo el acceso a la ermita para los foráneos era a través de un camino, que partiendo de Escoyo subía hasta la ermita y se podía continuar hasta el pueblo.


Plano de Bielva de 1929. En primera linea el camino de Escoyo a la ermita
El camino partía de unos cuarenta metros más adelante de la actual casa de Escoyo, en el mismo margen, y por un trazado en zig-zag, superabas la altura de la peña, hasta llegar a la explanada de la ermita. En 1929 todavía no existían las escaleras famosas de las promesas. Sin embargo, en 1955, ya aparecen construidas, según la fotografía adjunta. En esta fecha se utilizarían ambos accesos. 

Fotografía aérea de 1955. Observese el trazado del camino a la ermita
Así lo dejan ver los planos y las fotografías antiguas de la primera mitad del siglo pasado.


lunes, 13 de agosto de 2018

LA FORMA DE POBLAMIENTO DE CADES


Cades, localidad del municipio de Herrerías, presenta una original forma de poblamiento, conocida como intercalar, que es una mezcla entre la forma concentrada y la  dispersa.

Plano de Cades de 1929, con su forma de poblamiento conocida como intercalar
A diferencia de la forma concentrada o la dispersa, como para esta última pueden ser la de los valles pasiegos, Cades reúne pequeños núcleos -barrios de 4 o 5 casas- separados entre sí.

Plano de Cosio, ejemplo de poblamiento concentrado
Los barrios y las denominaciones de los lugares en Cades son numerosas. Vamos a tratar de arrojar algo de luz al respecto, ayudado por Antonio Dosal, vecino de Villachica:


Lugares:
1.    El Tranco
2.    Caseta de arriba
3.    Caseta de abajo
4.    La Ferrería
5.    Socueva
6.    La Braña
7.    La Pared 
8.    El Arenal

Barrios:
1. La Calle  
2. La Cotera
3. El Solar
4. La Concha
5. San Juan
6. El Pellón
7.    Villachica
8.    La Sierra 

Vista aérea de Cades. En amarillo los lugares. En rojo los barrios

Esta dispersión de barrios le hace muy singular. Únicamente Casamaría, dentro del mismo municipio, tiene una forma de poblamiento parecida, aunque con un menor número de barrios. Esta forma de poblamiento hace que Cades disponga de un buen número de fuentes y abrevaderos, ya que cada barrio operaba como un pequeño núcleo aislado.

En cuanto a los lugares sería interesante el estudio de los topónimos de los mismos, ya que habitualmente su origen está en algún aspecto físico o material del lugar que designan.

miércoles, 8 de agosto de 2018

MAÑANA VIERNES, ÚLTIMA CHARLA Y CLAUSURA DE LA EXPOSICIÓN


Mañana viernes día 10, tal como estaba programado, clausuraremos la exposición: una iniciativa solidaria digna de contar, instalada en el centro cultural Manolo Cos de Cades.

Previamente, a las 19 horas, sostendremos una charla sobre los verdaderos artífices de la construcción del puente como fueron los arrastradores de troncos con esos artilugios tan originales, mitad carro, mitad narria de arrastre, llamados rabonas, hoy desaparecidos.

Planta y alzado de una rabona. Dibujo de Alberto Díaz Gómez
Exploraremos como se serraba la madera, qué herramientas utilizaban, cómo eran los talleres de serrado y cuantas piezas hubo que serrar y sus denominaciones para armar el puente de 66,43 metros de largo y 3,83 metros de alto.

Conjunto de herramientas de un serrón expuestas
Para ello nos apoyaremos en las maquetas de Isidoro Sánchez que, con sus detalles, nos permitan interpretar cómo se desarrollaban estos oficios, de fuerte arraigo en todo el valle del Nansa.

No nos queda más que invitar a los ciudadanos a la misma.

miércoles, 1 de agosto de 2018

MAÑANA VIERNES CHARLAREMOS SOBRE EL AUGE Y EL DECLIVE DE EL ARRUDO


En el Centro cultural Manolo Cos, de Cades y dentro de los actos de la exposición: Una iniciativa solidaria digna de contar, a las 19 horas, charlaremos sobre el auge y el declive de El Arrudo.

El Arrudo, durante unos cuarenta años –de 1935 a 1975- fue un importante núcleo socioeconómico donde se desarrollaban múltiples actividades. Hablaremos de la cronología de su instalación –el primer inmueble edificado fue la Venta La Sofia, acecido en 1907– y de algunas actividades hoy desconocidas. El traslado del edificio municipal de Pieño al Arrudo contribuyó decisivamente a esta circunstancia.

Vista de El Arrudo, años 40. Al fondo Casa Cosme  y en primer termino salón de baile
Hoy sabemos que la farmacia antes de llegar a Bielva estuvo en El Arrudo y que en este lugar se llegaron a embotellar las conocidas gaseosas de pito. Aquellas originales botellas en cuyo cuello alojaban una canica de vidrio. Precisamente la presión del agua carbonatada, empujaba la canica hacia arriba, contra la goma que se encontraba insertada en el cuello de la botella, cerrándola. Para beber no había más que empujar la canica hacia abajo.

Hablaremos de la tejera de Coria, situada detrás del viejo ayuntamiento, donde los tamargos asturianos venían en temporada a hacer teja y ladrillo, de la Fuente Cades, la surgencia donde lavaban las mujeres de Cades, de las líneas regulares conocidas como la del Alemán que recorría el valle y la de la Rubia, que acercaba  gente de Peñarubia y Lamasón.

Ruinas actuales de El Arrudo
Dentro del declive, consumado definitivamente desde el traslado de la vieja sede municipal al inicio de la vega de Cades, en 1997, analizaremos las ruinas actuales.

Aprovecharemos la charla para entregar a los asistentes unas postales editadas con elementos de la exposición, presentadas ayer.

martes, 31 de julio de 2018

LAS POSTALES DE LA EXPOSICIÓN

Con motivo de la exposición que tenemos colgada en el Centro Cultural Manolo Cos, de Cades, hemos editado un conjunto de cuatro postales, alusivas a la misma, que recogen las siguientes temáticas:

1ª Postal de una rabona arrastrando dos troncos 



2ª Postal de un taller de serrado.


3ª Postal serrando madera en Pendes


4ª Postal representando el puente de madera de El Arrudo


Las dos primeras representan las maquetas elaboradas por Isidoro Sánchez, vecino de Cades, cuyos trabajos nos traen a la memoria oficios y herramientas de hace más de sesenta años.

La tercera es una fotografía de Eusebio Bustamente, el gran fotógrafo de Potes, fallecido en 1982, representa una escena de serrado en el pueblo de Pendes, Liébana.

La última es la única fotografía conocida del puente de madera de El Arrudo, fechada en 1919.  El puente ya tenía 33 años y le quedaban dos más de vida.

Estas postales las regalaremos entre los asistentes a las charlas de los viernes, en la exposición. 

miércoles, 25 de julio de 2018

CHARLA SOBRE LA CONSTRUCCIÓN DEL ANTIGUO PUENTE DE MADERA, EN EL ARRUDO


El próximo viernes día 27, a las 19 horas, en el Centro Cultural Manolo Cos de Cades, organizaremos una charla sobre la construcción del antiguo puente de madera, en El Arrudo, acaecido en 1886.

El punto de partida es una circular editada por las fuerzas vivas del municipio, ante la incomunicación que tenían los pueblos, debido al defectuoso funcionamiento de un paso de barca en el mismo lugar.
Fragmento de la circular
Persuadidos los firmantes de la absoluta necesidad de establecer un paso seguro por medio de un puente en el río Nansa y sitio del “Arrudo” en este Ayuntamiento de Herrerías, porque las barcas que hoy le prestan servicio, no satisfacen el que fuera de desear; pues además de no ofrecer verdadera seguridad, tiene incomunicados estos pueblos por dilatados días, han concebido el pensamiento, ya que no es posible por falta de recursos acometer de nuevo la empresa. Los firmantes fueron:


Manuel Gutiérrez Palacios. Alcalde de Herrerías
Celestino Gutiérrez. Juez Municipal
Fernando Solar. Párroco de Cabanzón
Bartolomé Herrero. Párroco de Bielva
Juan Suarez
Adriano Martínez. Secretario del ayuntamiento
Antonio F. de Noreña. Por la viuda e hijos de D. Ignacio Noreña. Oligarca local
Antonio Gutiérrez del Corral, del pueblo de Celis. Recaudador
José Gutiérrez de Celis
Emilio Díaz Noriega
Juan Ruiz de Loyzaga
Carlos Gutiérrez de Celis
Juan de Cossio y García
Francisco Rubín García. Oligarca local

Los oligarcas firmantes fueron los máximos donantes haciéndolo cada uno con una cantidad de 750 y 500 pesetas respectivamente, una fortuna en aquellos tiempos. 

Algunos donantes y su procedencia,  para el puente. El Cántabro del 10 de agosto de 1886
La inauguración se produjo el 14 de noviembre de ese año.  Por su interés y por la repercusión que en su momento tuvo, vamos a transcribir textualmente la crónica de la jornada recogida en El Cántabro del 25 de noviembre de 1886.

La Junta encargada de allegar recursos para la construcción del puente de El Arrudo, el ayuntamiento, todos los párrocos de este distrito y muchísimas personas más, especialmente de los pueblos de Bielba (sic) y Cades asistieron el domingo día 14 de noviembre actual al acto de bendición de dicho puente. Habían sido invitados también todos los donantes y en representación de los que se hallan en Andalucía y en América, recibieron la invitación sus padres o hermanos. Fue, por tanto, presenciada por muy grande número de personas, unas mil, aquella solemnidad.

Todos quedamos muy complacidos al observar las buenas condiciones del nuevo puente, su mucha solidez, su elegancia, su grande altura y los resistentes murallones de sillería que hay a sus entradas. Por estas razones hubo muchos elogios para el contratista que en breve plazo ha terminado la difícil obra y que es Don Narciso Ruíz Gómez, cuyo señor, por hallarse atendiendo a otras construcciones en Cabuérniga, no pudo concurrir a nuestra fiesta aquel día, sintiéndole todos los allí reunidos no haberle podido felicitar personalmente en la solemne ocasión.
Machón  izquierdo donde se apoyaba el puente

Después de la bendición del puente, se celebraron allí mismo al aire libre y a las orillas del río Nansa un banquete, para el que se había preparado tres grandes mesas para unos sesenta cubiertos y a ellas se sentaron los señores individuos de la Junta encargada de arbitrar donativos, los Srs. concejales, las Sras., curas párrocos y los Srs.  donantes, a todos los cuales fueron servidos buenos manjares y vinos, abundando el Jerez para con los postres.

Para la muchedumbre restante de los que a la fiesta asistieron y que, como dejo dicho, serían unas mil personas, hubo abundancia de queso, pan, vino y un carral o cuba de sangría.

Después hubo un gran baile, en la que a la entrada del puente danzó la gente joven hasta el anochecer, y sin haber tenido que lamentar ni el más pequeño disgusto, cada cual se retiró a su pueblo.

Entre las autoridades que asistieron estaban el señor Alcalde del inmediato ayuntamiento de Rionansa y el notario Don Eusebio Riaño Acevo.

Debo hacer constar que el Diputado a Cortes por este distrito, excelentísimo Señor Don José de Garnica también quiso contribuir a la obra del puente, y desde Madrid envío al efecto 200 pesetas.

Ya que El Cántabro es el único periódico de la provincia que, publicando artículos y sueltos, ha mostrado grande interés porque fuese en aumento el número de donantes y sin sus excitaciones no se habría conseguido ni la mitad de la suma recaudada, el ayuntamiento y la Junta encargada de allegar recursos, en prueba de agradecimientos suplica a Ud. Sr. Director que así lo haga constar para satisfacción de todos; rogándole además, por conducto mío, que de publicidad a este balance que sigue:

RESUMEN
Importan los ingresos recaudados de donativos………………… 4.990 pts.
Ídem valor de los materiales sobrantes, vendidos…………………  476 pts.
Total, recaudado………………………………………………………  5.466 pts.
Gastos por todos los conceptos del costo del puente, según queda detallado……………………………………………………………… 7.779,50 pts.
Cantidad que falta para su completo pago, y que abona el Ayuntamiento………………………………………………………… 2.313,50 pts.

NOTA
La primera partida que se pone a suscripción, importe de la madera, cedida por los pueblos de Cades, Bielba y Rábago, de 2480 pesetas, por más que las tiene de valor el puente (como fue gratuita) no figura en cuentas y solo se hace de lo recaudado y pagado en efectivo metálico. Y a fin de que se publique en El Cántabro de Torrelavega, para mandar un número a cada uno de los donantes, lo firma la comisión en Herrerías, a 17 de noviembre de 1886. Manuel G. Palacios, Antonio Gutiérrez Corral, Basilio Gutiérrez Torre – Adriano Martínez.
Publíquese. El Alcalde Manuel G. Palacios. Adriano Martínez, Secretario. 

Nos vemos mañana en el centro cultural Manolo Cos

domingo, 22 de julio de 2018

SE INAUGURA LA EXPOSICIÓN EN CADES


Tal como estaba previsto ayer tuvo lugar la inauguración de la exposición: Una iniciativa solidaria digna de contar, en el centro cultural Manolo Cos de Cades.

Esta exposición cuenta las vicisitudes en torno a la construcción de un puente en lugar conocido como El Arrudo, para sustituir un paso de barca de deficiente funcionamiento, ocurrido en el último tercio del siglo XIX. Y como el puente pone en el mapa a ese lugar convirtiéndolo en un centro socio económico muy importante durante la mitad del siguiente siglo y como los serrones, oficio muy reconocido en el valle, fueron los artífices de la construcción de este.

Abrió la exposición el alcalde de Herrerías, Francisco Linares, explicando la importancia que tuvo el Arrudo en esa época.  Francisco, nacido en Cades, era buen conocedor de esa bonanza. De joven participó de ese esplendor de la zona.

El alcalde de Herrerías presentando la exposición
A continuación, Fernando Sopeña explicó el resto de los contenidos de la exposición, invitando a los originarios del municipio, a que revisasen bien los documentos del expediente del puente, donde podrían localizar antepasados que hicieron donaciones o bien que estaban emigrados en Andalucía o haciendo las Américas.

Aspecto de la sala de exposición
Otro aspecto de la sala
La corporación municipal estuvo presente casi al completo y la asistencia fue muy numerosa, integrada fundamentalmente por vecinos del propio Arrudo, de Cades y de Bielva. 
Panel representando las herramientas del serrón
La exposición podrá visitarse hasta el 10 de agosto, en horario de tarde, de las 17 a las 19,30 horas y de martes a viernes. Precisamente los tres siguientes viernes – el 27, 3 y 10 de agosto– habrá unas charlas sobre los tres aspectos de la exposición a cargo de los autores.

miércoles, 18 de julio de 2018

EL ALCALDE DE HERRERÍAS INVITA A LA INAUGURACIÓN DE LA EXPOSICIÓN


Francisco Linares Buenaga, alcalde de Herrerías, junto al concejal de Cultura, Ramón Cuesta García, os invitan a la inauguración de la exposición titulada Una Iniciativa solidaria digna de contar, que tendrá lugar el próximo día 21 a las 19 horas, en el Centro Cultural Manolo Cos de Cades.

Anverso de la invitación

Reverso de la misma

Como ya hemos contado, el Ayuntamiento de Herrerías ha patrocinado esta exposición y para nosotros es un orgullo instalarla en un centro cultural que lleva el nombre de un amigo, de cuya amistad disfrutamos más de cuarenta años.

domingo, 15 de julio de 2018

TAMBIÉN EN LOS MUNICIPIOS PEQUEÑOS OCURREN HISTORIAS GRANDES


Esta semana iniciamos el montaje de una exposición sobre una historia muy bonita ocurrida en Herrerías, en el último tercio del siglo XIX. La exposición se inaugurará el próximo día 21 y tendrá lugar en el Centro Cultural Manolo Cos de Cades, recientemente inaugurado. La exposición la patrocina el Ayuntamiento de Herrerías.

La síntesis de la historia es más o menos la siguiente. En esa época para comunicarse las gentes de Herrerías, donde tres pueblos del municipio estaban divididos de los otros tres, por el río Nansa, existían un único puente en Camijanes y dos pasos de barca; el primero en Pieño, donde se ubicaba la antigua sede municipal y, el segundo, en el lugar conocido como El Arrudo.

El mal funcionamiento de este último que tenía incomunicados los pueblos por dilatados días y además no ofrecía la seguridad necesaria, propicia que las fuerzas vivas del municipio editen una circular en 1885 solicitando fondos a los vecinos, presentes y ausentes, para construir un puente de madera, que le sustituyese.

Estos últimos se organizan en comisiones de recaudación en Cádiz y en al menos cinco pueblos de esa provincia, en Sevilla y entre los que estaban haciendo las Américas, en México, Uruguay y Cuba. La madera la donan los pueblos de Cades y Rábago. El periódico torrelaveguense  El Cántabro  apoya la iniciativa y publica ocho sueltos sobre el tema el siguiente año.
Cartel Exposición

Se inaugura el 14 de noviembre de 1886 y enseguida se genera un movimiento para trasladar la capitalidad de Pieño, al lugar de El Arrudo. Se consigue en la década de los 30 del pasado siglo, dando pie a transformar ese lugar yermo en un centro socio económico que excedía con mucho la importancia del propio municipio. El Arrudo durante 40 años ha sido un centro administrativo, comercial, de comunicaciones, ganadero y de ocio, importante. Fueron docenas de matrimonios los que se forjaron en este lugar.

La automoción de la población, los procesos migratorios rurales y el cambio de hábitos de la gente, llevaron la decadencia al lugar que, salvo la trasformación de un antiguo centro comercial en hotel y la construcción actual de un albergue en la vieja sede municipal, el resto son un conjunto de ruinas. 

El puente que tuvo una vida de 35 años estuvo situado unos 60 metros más al sur del actual y toda la madera fue serrada a mano en los viejos talleres de serrado. Este oficio fue muy característico en todo el valle del Nansa y en Lamasón.

La exposición se dividirá en tres partes. La primera recogerá todos los documentos municipales originales del expediente del puente: circular, donantes, listas de ausentes, subastas de madera sobrante, liquidación administrativa del puente, referencias periodísticas de la iniciativa… Una segunda parte tratará sobre el auge y declive de El Arrudo y, por último, en la tercera aprovecharemos  para rendir  un homenaje a los viejos oficios de arrastradores de troncos y a los serrones, mediante la exposición de herramientas, dibujos, fotografías y maquetas de estas actividades. También habrá un ciclo de charlas sobre estas partes.

martes, 3 de julio de 2018

CUANDO LOS VECINOS DE HERRERÍAS PASABAN DIFICULTADES


Las dificultades por la que pasaban los vecinos de Herrerías en 1883, obligaron al Alcalde a remitir un escrito a la Excma. Diputación Provincial de Santander en solicitud de ayuda, que por su interés reproducimos:

“Que años hace la situación económica de los vecinos de este ayuntamiento viene siendo cada vez mas precaria, por consecuencia de las malas cosechas y excesivas contribuciones que vienen satisfaciendo.

Que en el año actual los grandes temporales que han sufrido en el mes de marzo último, han sido causas de las pérdidas de numerosas cabezas de ganado, principal riqueza de estos labradores, debido a que la escasísima cosecha de yerba y maíz que recogieron han tenido que sostener con este grano a las cabezas de ganado que han podido conservar, viéndose hoy sin tener con qué alimentar a sus familiares, ni menos con que atender a la próxima siembra.

Tan deplorable situación no podía mirar con indiferencia este ayuntamiento y en su virtud y teniendo en cuenta el interés que siempre ha demostrado la Corporación Provincial, en bien de los municipios, y siendo además Usted la única autoridad a que estos deben acudir en sus tribulaciones.

A Usted suplican se sirva prestarles su apoyo solicitando del gobierno la libre introducción del maíz, como único medio de que estos labradores lo pueda adquirir al precio de unos 24 reales fanega, en vez de los 60 de los que hoy les cuesta, y que tiene que ir en aumento de día en día por virtud de la escasez de este grano: que además solicitan también la condonación de un semestre de consumo para desahogar a estos vecinos de un impuesto que, dada la miseria que sufren, no pueden humanamente satisfacer.

Gracia..” Lo firma Manuel Palacios. Alcalde

Texto reproducido 
Este escrito nos permite hacer algunas reflexiones. Al igual que la nevadona de cinco años más tarde, ya explicada en este blog, las fuertes nevadas tenían lugar en el tardío, prácticamente en primavera   -meses de febrero y marzo- cuando las más temidas eran las que tenían lugar antes de navidad.

De otro lado, nos permite adivinar, cosa que hemos mantenido en todos nuestros textos, la importancia vital que para la alimentación humana tenía el maíz.

Por último, un par de cuestiones. Vemos como operaba ya la ley de la oferta y la demanda. Si el precio normal de una fanega de maíz eran 24 reales, pagarlo a 60, suponía un incremento de un 250%. Una salvajada económica.

El impuesto al consumo que se solicita condonar durante seis meses, era un impuesto indirecto que gravaba los bienes de primera necesidad: alimentos, bebidas alcohólicas, la sal.. que  fijaba el municipio a cada familia residente. Se eliminó a principios del siglo XX.


domingo, 1 de julio de 2018

LOS PRIMEROS NOPALES EN CADES


En agosto del pasado año publicamos una entrada en este blog, explicando que habíamos plantado algunas pencas de chumbera, que habíamos pedido a un vecino de Pieño, que dispone de una muy grande en la fachada de su casa. Las teníamos en tiestos y esta primavera las pasamos a tierra.

Tenemos una media docena de ellas y ya hemos iniciado la recogida de pencas – lo que en México llaman nopales- para degustarlas. El nopal es un alimento rico en agua, fibra, calcio y potasio. La cantidad de fibra presente disminuye las concentraciones de colesterol, triglicéridos y glucosa en la sangre por lo que es muy recomendable para personas diabéticas y obesas. Las pencas del nopal, exentas de las espinas, son obligadas en las ensaladas y en numerosos platos como acompañamiento.

Una de las matas de Cades
Nosotros las cocemos con un poco de cebolla y un diente de ajo y cuando han empezado a hervir se apagan. Se dejan enfriar y cortadas en juliana son un excelente acompañamiento de las ensaladas. También se pueden poner a la brasa enteras y comerlas como si fuesen un filete.

Pencas limpias preparadas para cocer
Los mexicanos han entendido muy bien la generosa fuente de alimento del nopal, no sólo por su alta productividad sino también porque se encuentra disponible aún en las condiciones más difíciles, produciendo más de 600.000 toneladas de nopal verdura al año. Buena parte de la producción se exporta a EE. UU. En los mercados se encuentran auténticas torres elaboradas con las pencas, para su venta.

Lo antipático es saber manipularlas para evitar que te queden pinchos en las manos. Pero, como todo en esta vida, uno debe aprender a cogerlas y limpiarlas. También aprendimos a sacar las castañas de los erizos.

Otra planta de Cades
Para aquellos que las quieran probar, les recomendamos lo hagan en alguno de los numerosos restaurantes mexicanos que hay en nuestro país.


miércoles, 27 de junio de 2018

CENTRO CULTURAL MANOLO COS


Mañana viernes, día 29, a las 18 horas tendrá lugar la inauguración del Centro Cultural Manolo Cos, en Cades. El ayuntamiento de Herrerías, en una decisión que le honra, ha decidido poner ese nombre a un espacio cultural en la Ferroteca de Cades. Manolo Cos es en realidad Manuel de Cos Borbolla, uno de los hijos más preclaros del siglo XX, nacido en el municipio.


Placa indicativa del centro
Ya hemos escrito sobre Manolo en este blog y no nos importa hacerlo de nuevo, después de haber disfrutado de su amistad por más de cuarenta años y haber tenido la fortuna de acompañarlo en los últimos días de su vida. Con él hemos pasado algunas jornadas memorables.

Había nacido en Rábago de una familia republicana que, el golpe de estado que nos llevó a una guerra civil, les marcaría para toda la vida. Su padre muere en el campo de concentración nazi de Gusen, en Austria, en 1941, y su hermano Jesús se enrola como maquis en la Brigada Machado, para posteriormente exiliarse en Francia. Manolo y el resto de los hermanos, por razones obvias, se ven envueltos como auxiliadores de la guerrilla, conocidos vulgarmente como guerrilleros del llano.

Con esos antecedentes, la vida para la familia Cos – Borbolla se convierte en un infierno. Hostigados por los falangistas locales y dentro de la campaña de terror desarrollada por el franquismo sobre los vencidos, Manolo, como hermano mayor, decide trasladar a toda la familia a Madrid, donde pasan más desapercibidos.

Así y todo, no pierde en vínculo con la tierra que le vio nacer. Mientras estuvo activo no faltaba los veranos en el valle del Nansa. Su mujer regentaba un quiosco en la entrada a la Playa La Franca y él, trabajador autónomo, disponía de su tiempo como quería. Una vez jubilado su presencia en el valle fue mucho mayor, hasta que por su edad – murió con 97 años- empezaron a fallarle sus condiciones físicas, espaciando más sus visitas. Manolo sembró maíz en Rábago hasta los 92 años.

Epitafio en la tumba de Manolo, en el cementerio de Rábago
Inicialmente en Madrid, vivió en la calle Jesús y María, perpendicular a la plaza de Tirso de Molina, para posteriormente trasladarse al pueblo de Las Matas.

Cuando ya las fuerzas le escaseaban, tras más de 50 años residiendo en Madrid, toma la decisión de venir a morir al valle donde había nacido. Se mete en la residencia de ancianos de Puente Nansa, donde dura cuatro días. Hay que tener mucho coraje para tomar estas decisiones. Está enterrado en el cementerio de Rábago, junto a su madre y algunos de sus hermanos.



P.D. Hemos tenido la suerte de poder instalar en la sala, que lleva el nombre de nuestro amigo, una exposición sobre una bonita historia local, que se inaugurará el próximo 21 de julio. Ya hablaremos de ella.