domingo, 21 de noviembre de 2021

TURBINA HIDRAÚLICA MIRAPEIX, EN CELUCOS

En el barrio La Molina de Celucos, desde 1911 y hasta hace un par de años, ha funcionado la fábrica de luz La Molina, que tomaba las aguas del arroyo del mismo nombre y que dio lugar a la Electra La Molina. 

Fábrica de luz La Molina

Esta central que disponía de embalse propio, a través de una tubería forzada de hierro fundida de 20cm. de diámetro, alimentaba una turbina Pelton de un único chorro, que movía un alternador de 50 KW de potencia. La salida del agua de la turbina era nuevamente conducida para mover los rodetes de dos molinos para maíz, situados en un piso inferior.

Esa potencia del alternador era suficiente para que en los primeros años suministrara energía eléctrica, por las noches, a algunas casas de los pueblos de Cabrojo, Obeso, Pedreo, Puentenansa, Celucos y Rioseco. Eran los tiempos en los que se usaba una única lámpara portátil que se trasladaba al local de la casa donde se necesitase.


Detalle del grupo generador

Lo importante de esta central, aparte de su dilatada historia, es la existencia de una turbina que lleva grabado F. MIRAPEIX. SANTANDER, que indica el nombre del ingeniero catalán que trabajó inicialmente en los Talleres de San Martín, de Santander, pasando más tarde a denominarse Corcho Hijos. En ambos periodos, pero sobre todo en el último, Francisco Mirapeix llegó a patentar importantes modificaciones a las turbinas conocidas, que situaron a T. Corcho como un proveedor muy destacable de este tipo de productos.

La producción de Corcho Hijos se acercó a los tres millares de turbinas instaladas por toda España, que podrían equivaler a una potencia de unos 45.000 KW (1) El diseño de las turbinas estaba personalizado, de acuerdo a las características del salto. Corcho, en vez de hacer adaptar el salto a sus turbinas, adaptaba cada turbina fabricada al salto existente y al servicio demandado por la instalación, poniéndole en condiciones ventajosas respecto a industrias de la competencia sin oficina de desarrollo.

Detalle de la turbina Mirapeix de la central la Molina

Construía turbinas frontales, de eje horizontal y vertical; de cámaras abierta, cerrada o espiral, eventualmente gemelas; con regulación interior o exterior; de descarga simple o doble. Fabricación adaptada a las condiciones tan diversas de los saltos, más aún si se piensa que la propia Corcho fabricaba reguladores de velocidad y que los álabes de las turbinas Francis eran también patente del ingeniero F. Mirapeix.

Nos consta que el Colegio de Ingenieros Industriales de Cantabria, está intentando recuperar el máximo de turbinas Mirapeix instaladas en nuestro país. Si la central La Molina algún día decide desprenderse de ella, ya sabe a quién dirigirse para salvaguardar tan importante legado del patrimonio industrial de Cantabria.





 

(1) FERNÁNDEZ ACEBO, Virgilio y MAZA-MADRAZO PEREDA, Rodolfo. (2005) Las empresas “Corcho” de Santander en el 150 aniversario de su fundación. Altamira LXVIII: Pp:179-256. Centro de Estudios Montañeses. Santander.



miércoles, 17 de noviembre de 2021

EL SISTEMA "ATRAPANIEBLAS" DE OZALBA

Los picos de Ozalba son un conjunto de picos calizos que dominan la collada de Ozalba, a 566 metros de altitud. Su vertiente norte, la que da a los pueblos de Celucos y Riclones, tienen un fácil acceso a través de la pista que sube a Trespeña. Los picos más altos corresponden a altitudes por encima de los 700 metros, siendo el mayor el llamado de Los Abidules de 929 metros, situado en la punta más occidental de la peña.

En pasados días paseando por ella, nos encontramos con los restos de un invernal, situado a 664 m. de altitud, donde su propietario había instalado un sistema atrapanieblas tridimensional para obtener agua. 

Detalle del conjunto del atrapanieblas

El sistema consiste en un bastidor metálico en forma de prisma de 2x4 metros de alto. Este posee varias capas superpuestas de mallas captadoras, cinco en total, que permiten una mayor estabilidad estructural y exponer una gran cantidad de superficie captadora ocupando el mínimo espacio.

El funcionamiento es muy sencillo; el vapor de agua atmosférica que forman las nieblas, al chocar contra la malla se transforman en pequeñas gotitas de agua que se deslizan hacia abajo. En la parte baja del bastidor se encuentra una bandeja plástica que recoge esa multitud de gotitas atrapadas en las mallas y a través de un conducto lo deposita en un reservorio de agua. En este caso son dos tanques de agua de mil litros cada, uno instalados en serie, uno fuera del invernal y el segundo dentro.

Detalle de la bandeja de recogida del agua

Estos sistemas están muy extendidos en las zonas desérticas del Perú y de Chile, para atrapar las masas de aire húmedo del océano pacífico y en nuestro país en algunas islas de Canarias. Lo que representa una novedad es verlos instalados en la denominada España húmeda.


             Sistema de conducción del agua del atrapanieblas al tanque

Tenemos la sensación de que en los últimos veranos, tan calurosos algunos de ellos, el ganado que pasta en Ozalba, haya podido tener alguna carencia de agua y el atrapanieblas descrito pueda ser un buen sistema para obtenerla. En el momento de la visita ambos tanques estaban llenos.


Segundo deposito instalado dentro del invernal

Hay que felicitar al ilustrado que decidió instalar este sistema atrapanieblas en Ozalba. Dicho queda.


domingo, 14 de noviembre de 2021

LA FACETA AGRÍCOLA DE TALLERES OBREGÓN DE TORRELAVEGA y II

 

El arado puede asegurarse que es el instrumento agrícola más importante y tan antiguo como la aplicación del hombre a la tierra. Sus diseños han sido fruto de los agrónomos más distinguidos y de los mecánicos más consumados. En esa pieza están contenidos actualmente los principios de la mecánica; no hay pieza en el mismo que no se explique racionalmente.

Regulan la profundidad y anchura del surco, el sistema de vertedera con su concavidad adecuada y su frente, si es giratoria o no, sistemas para modificar la profundidad del surco, sistemas de agarre a la bestia, si dispone de ruedas para facilitar la tracción y si el sistema es de una o dos estevas. Cada suelo necesitaría su tipo de arado adecuado al mismo.

El arado pinaque es un arado de una sola esteva, de vertedera giratoria, y timón de madera, disponiendo de un sistema para regular la profundidad del surco y el ángulo de penetración de la reja en el terreno. Una aldaba fijada a la esteva permite sujetar la vertedera, según el lado de trabajo.

                                  

Arado tipo pinaque expuesto en el museo etnográfico de Cantabria

Este arado debió de ser muy cualificado por su simpleza y baratura. Una serie de mecanismos muy ingeniosos hacían posible girar la vertedera a ambos lados del timón, lo que permitía arar de forma continuada sin necesidad de regresar al origen para realizar nuevos surcos. Además, la reja podía reponerse.

El Boletín Oficial del Ministerio de Fomento de 1860, dedica un interesante reportaje sobre los arados modificados por Salvador Pinaquy, que en el reportaje denominan pinaqui


Página del informe sobre los arados pinaqui.BOMF_1860

El arado que aquí presentamos, según Aparicio, su propietario, pudo ser fabricado hacia 1930, que es la fecha cuando llega a Carmona. Esto quiere decir que esta tipología de arado estuvo en el mercado más de setenta años, lo que nos advierte de lo bien concebido que estaba.


  Collage con el pinaque de Carmona, vista frontal, posterior y marca del fabricante

No hemos encontrado nada sobre esta actividad de T. Obregón y si fabricó otras máquinas para el sector agrícola. Al disponer de fundición sería un aspecto más de su actividad desarrollada en la primera mitad del pasado siglo. También desconozco si pagaba algún tipo de royalty a Talleres Martín Sancena, sucesor de Pinaquy o la patente estaba ya vencida.

Esperamos que algún lector del blog aporte más sabiduría, sobre esta faceta desconocida, que la aquí contenida. Se agradecería

jueves, 11 de noviembre de 2021

LA FACETA AGRÍCOLA DE TALLERES OBREGÓN DE TORRELAVEGA I

 

Talleres Obregón y Compañía fue un importante taller metalúrgico de Torrelavega, fundado en 1908 y cerrado en la década de los 90. En esos ochenta años de vida se le reconocen algunas especializaciones muy importantes.

Se ubicaba en la calle Pero Niño, al costado de la línea férrea del Cantábrico a la altura del desvío de la vía del Grillo, la que unía la línea de vía estrecha de este ferrocarril con la ancha de Renfe, en la estación de Sierrapando.

Naves de T. Obregón. Época de construcción ferroviaria.

La primera tiene que ver con su faceta de construcción de material ferroviario para el ferrocarril del Cantábrico (1). Desde 1.916 hasta 1950 se convierte en un proveedor de todo tipo de vagones; de bordes bajos, altos y cerrados y de diferentes tonelajes, en competencia con otras empresas cántabras: Talleres del Astillero y Talleres Corcho e Hijos. También competía con importantes firmas vascas especializadas en la fabricación de estos materiales.

A partir de mitad de siglo se especializa en el sector minero. Sigue construyendo material ferroviario para este sector: vagonetas mineras, vagones basculantes, vagones tolva…y diseña, patenta y fabrica maquinaria diversa para la minería. Desde máquinas para la concentración y lavado de minerales, bombas impulsoras para líquidos y sólidos, trómeles, molinos para blendas, vibro tamices…etc. Fue un importante proveedor de la Real Compañía Asturiana de Minas, en sus diversas instalaciones, que tenía repartidas por el norte de España.

                 Catálogo de T. Obregón sobre el sector minero                    

Recientemente hemos conocido una tercera faceta: la de fabricante de maquinaria agrícola. La hemos sabido a través de nuestro amigo carmoniego y experto etnógrafo, Aparicio Gómez, que dispone de dos arados, tipo pinaque, construidos por talleres Obregón. Esta faceta del taller torrelaveguense la desconocíamos completamente. 

El arado tipo pinaque toma el nombre de su inventor, un ciudadano francés, Salvador Pinaquy, establecido en Pamplona a mediados del siglo XIX donde instaló una fundición de hierro en la que construía maquinas agrícolas; arados, escardadoras, extirpadores de raíces, rastras, gradas, pequeñas aventadoras, trilladoras, segadoras…etc. A juzgar por los premios recibidos debió ser una empresa importante.


    Propaganda de la fundición Martín Sancena en Pamplona, sucesor de Salvador Pinaquy, inventor del arado castellanizado como pinaque




 

(1) López Calderón, Manuel. 2020. La Cía. del Ferrocarril del Cantábrico. Línea de Santander a Llanes. Asociación Cántabra de Amigos del Ferrocarril. Santander. PP. 259 a 265.


CONTINUARÁ



lunes, 11 de octubre de 2021

LA CARRADA DEL CARBÓN DE LA FERRERÍA DE CADES, PRESENTE EN LAS JORNADAS DE PATRIMONIO

El pasado fin de semana se celebraron las II Jornadas sobre el patrimonio industrial de Cantabria. En las mismas tuve oportunidad de presentar una comunicación sobre la carrada o camino del carbón de la ferrería de Cades. La síntesis es la siguiente:

                          Presentación de la comunicación       

         

El consumo de carbón en las ferrerías era muy elevado. Por término medio por cada kg. de hierro obtenido exigía 5 de combustible y, a su vez, cada kg. de carbón vegetal era el producto de la carbonización de algo más de 5 kg. de leña.

El derecho de dotación de las ferrerías consistía en poder acceder a leñas secas, muertas y rodadas, que restasen después de las destinadas para consumo de los naturales y de la Corona de los montes comunales de cada partido en dos leguas, algo más de 11 kilómetros. La concesión de este derecho obligaba a los vecinos de los pueblos respectivos a suministrar determinadas cargas de leñas a los ferrones, mediante el pago de un montazgo, que abonaban por adelantado.

A medida que la superficie deforestada aumentaba, las hechuras del carbón vegetal, eran más alejadas, incluso fuera de la dotación, creándose caminos económicos para acercar el combustible a las ferrerías, como es el caso de la de Cades.

La hemos conocido consultando los mapas catastrales de la riqueza rústica de 1953, en el Servicio de Cartografía del Gobierno de Cantabria, https://mapas.cantabria.es/. Estos mapas reflejan las fincas, los caminos y la toponimia del lugar. Su lectura permite concretar el viejo camino, en unos ocho kilómetros de longitud, que discurre por la ladera norte de la Sierra, entre el límite con Asturias, hasta la salida de Otero. Ya en terrenos del núcleo de Cades descendería por la Cuesta de la Sierra hasta la ferrería, utilizando el antiguo trazado del camino real de la Montaña o, lo que es lo mismo, el de Liébana a la costa, por Lamasón.

      Portada de la comunicación que recoge el trazado de la carrada 

Este camino unía las ventas del Fresnedo con la del Vallejo, esta última entre Otero y Cabanzón, para cruzar el rio Nansa, por el puente el Tortorio, de 1761 en Camijanes, único puente existente en la parte baja del rio, tal como refleja el mapa de Tomás López, de 1774.

La carrada se adentraba en Asturias a través de los montes de utilidad pública denominados Merodio y Uzyabes, ambos de hayas. Este último monte perteneciente en su totalidad a Peñamellera Baja, es colindante con el municipio cántabro de Peñarrubia, a través de la sierra de Urgabes, cuyo cordal les separa.

Existe un legajo, fechado en 1849, donde el propietario de la ferrería, Antonio María de Rábago y su administrador Luis Gutiérrez Corral solicitaron: 

-           Del Gobernador Civil de Santander la concesión de 9.000 carros de leña para los años 1850 a 1852 de los montes mancomunados de Uslarres, ayuntamiento de Peñarrubia y de Peñamellera. A.H.P.C. “Montes” Leg. 4, nº 1 y 2. 1849

-           Un año antes, en 1848, solicitaba que le concedieran 3.000 cargas de carbón en el monte Urllabes, mancomunado de Peñamellera y Peñarrubia, a 8 mrs. la carga, a cambio de construir un camino para sacarlo.

El investigador Javier Soberón, buen conocedor de su municipio, Peñarrubia, me ha confirmado la existencia de restos de carboneras en la vertiente sur de la sierra de Urgabes, en torno los montes que rodean al puerto de las Llaves. 

            Sierra de Urgabes; a ambos lados de ella se carboneaba para la ferrería de Cades 

Aunque no conocemos el extremo más alejado de la carrada, es lógico pensar que todo el carbón elaborado en los montes asturianos de Peñamellera y en la vertiente norte de los de Peñarrubia, se conducirían por la carrada de la sierra de la Collada hasta la ferrería.

¿Cuántos carros de carbón descargaban en la ferrería por temporada? Para contestar a esta pregunta debemos conocer previamente algunos términos ferrones como: temporada ferrona, cisco, quintal macho de hierro, producción media de la ferrería, fanega de carbón, carga de carbón y carro de carbón. El calculo nos arroja que a las carboneras de la ferrería llegaban 937 carros por temporada. De estos, ¿Cuántos utilizaban la  carrada? Esto no lo sabemos, pero lo que si conocemos es lo que  manifestaba el propietario en 1780: que los vecinos de Bielva, Rábago, Cabanzón, Zelis, Cades y los de Lamasón, tendrán carbones que conducir y ganarán con que poderse manejar mejor, sin perder de manejar sus tierras. Se estaba refiriendo, ni más ni menos,  a vecinos pertenecientes a tres municipios colindantes con la ferrería. 

La comunicación completa se publicará próximamente, junto a las del resto, en el libro de actas de las jornadas     

domingo, 1 de agosto de 2021

¿CÓMO FUNCIONA EL ASCENSOR DE LA PRESA DE PALOMBERA, EN RÁBAGO?

 

Los salmónidos en su proceso de remontado de los ríos siempre nadan contracorriente. En consecuencia, para atraerlos hacia la cesta butronera, es necesario crear ese caudal de atracción que en Palombera, funciona de la siguiente manera.

La presa del embalse ha sido perforada para que mediante un tubo metálico de unos 70 cm. de diámetro vierta las aguas del embalse sobre un conjunto de artesas, construidas a pie de presa, por donde discurrirá ese caudal. Las artesas disponen de escotaduras centrales que propician pequeños saltos por donde remontaran los salmones.  

                                                Circulación del caudal de atracción

En una de las artesas se encuentra hundida la cesta con una abertura en forma de butrón, para facilitar la entrada de los salmones e impedir su salida. Programada las subidas, el ascensor se pone automáticamente en marcha y deslizándose la cesta por los carriles, llega a la parte alta para verter todo su contenido sobre unas canaletas que lo depositan en aguas del embalse. De esta manera pueden continuar su ciclo migratorio, río arriba. La subida del ascensor dura dos minutos, mientras el ciclo de funcionamiento es cada dos horas.


                          Circulación de los salmones en su ascenso

Los esguines que han nacido en la parte alta del rio necesitan llegar al mar. El proceso de bajada lo hacen a través del canal de derivación, para desviarlos hacia la antigua escala salmonera, la más grande de España en el año que se construyó, 1955, y que ha estado inoperativa varias décadas.

                                       Ruta de descenso de los esguines

Por tanto, nos encontramos con tres circuitos diferenciados. El del caudal de atracción que parte del embalse hacia el rio, aguas abajo, el de salmónidos que lo hace en sentido ascendente ayudados por el ascensor mientras que, el tercero, utiliza el canal y la escala salmonera de manera descendente, para que los esguines puedan continuar con su ciclo migratorio, rio abajo. Esta es la filosofía de funcionamiento del ascensor en la presa de Palombera.

 

jueves, 29 de julio de 2021

LA CONSTRUCCIÓN DE UN CARRIL PARA CASTAÑAS EN CADES

Un carril para castañas es una edificación circular, típica del norte de España, construida en piedra en seco dentro de los castañares, para guardarlas en sus erizos, una vez vareadas. De esta manera se protegen de la fauna salvaje que les sirve de alimento. En Asturias se denominan cuerries, mientras en el país vasco y navarra se conocen como ericeras.

Las castañas en sus erizos alojadas en el carril, disponen de una temperatura uniforme y una humedad adecuada, que permite ampliar el tiempo de conservación que puede ir desde noviembre hasta marzo o abril. Para entender bien este proceso, baste recordar que algunos pueblos de montaña en nuestro país, que no disponen de vegas cerealistas , debido a su orografía, las castañas suponían en el pasado casi la única aportación de los hidratos de carbono en su alimentación.

                                           Carril de Cades

Hemos decidido construir uno en un bosquete mixto de castaño y roble, al lado de nuestra casa, en la zona de la Sierra de Cades. Tiene un diámetro interior de 2, 5 m. y una altura de muro de 0,90 m. Nos hemos permitido ciertas licencias constructivas consistentes en asentar el muro mediante el clavado de estacas a ambos lados y sujetarle mediante dos bandas de un trenzado de varas de avellano.

                                                Lateral del carril

Como está próximo al viejo camino de Otero a Cades, por donde desciende los peregrinos que quieren llegar al albergue de este último pueblo, hemos decidido señalizarle con un cartel, para su visualización.

                                          Cartel anunciador