miércoles, 3 de octubre de 2018

EL CUARTEL DE LA GUARDIA CIVIL DE CADES


Durante bastantes años de las décadas de los cuarenta y de los cincuenta del siglo pasado, hubo un cuartel de la Guardia Civil -CGC- en Cades, a pesar de que este pueblo únicamente tenía en esos años unos 140 vecinos.

¿Cuál era la razón para qué un pueblo tan pequeño tuviese un CGC? Pues, ni más ni menos, ser área de influencia de la Brigada Machado, formada por maquis mayoritariamente del Occidente de Cantabria.

Los maquis eran ciudadanos españoles comprometidos con la república que, tras la guerra civil, se refugiaron en las montañas pensando que, la victoria de los aliados en la segunda guerra mundial, pudiese restablecerse el sistema democrático en nuestro país. No fue así y unos pudieron exiliarse y otros decidieron quedarse, donde acabaron mayoritariamente asesinados. La dictadura franquista los llamaba despectivamente bandoleros, pero ellos se consideraban luchadores por la democracia.

El franquismo los persiguió con saña y de ahí viene la proliferación de cuarteles en poblaciones pequeñas. El de Cades se ubicaba en una casa de corredera, situada en el extremo norte de un conjunto de cuatro inmuebles en hilera, del barrio La Concha, entre el de la Calle y el de San Juan y por encima del Solar, el más grande donde se encuentra la plaza y el bar. En fin, un sitio estratégico, que acogía el cuartel para entre 5 y 7 miembros. La casa ha sido restaurada hace unos años.

Casa que fue cuartel de la Guardia Civil, en el barrio La Concha de Cades
Los vecinos cuentan que vivían atemorizados. La presencia de los maquis les comprometía y ello daba lugar a diversas fechorías de la Guardia Civil donde, por aquellos años, escribieron algunas de las paginas más oprobiosas de su historia.

Año 1952. Recibo de la energía consumida en el cuartel de Cades, que pagaba el ayuntamiento
Los vecinos tenían prohibido circular por la noche sin linterna, en los bares se imponía siempre su voluntad, castigaban por nada a los vecinos a traerles carros de leña del monte Arria para calentarse…En fin, interrogatorios y palizas indiscriminadas, las confiscaciones y los abusos eran frecuentes  entre algunos miembros del cuerpo. Todo ello después de más de 12 años de haber finalizado la guerra civil.

sábado, 22 de septiembre de 2018

ALGO SOBRE LA MEMORIA EN FRANCIA


Hemos disfrutado de unos esplendidos días en París, lo que nos ha permitido patear la ciudad dentro de lo posible. En esos paseos hemos visto y visitado numerosos espacios sobre la memoria francesa; sean centros, monumentos o simples placas, estas últimas por docenas, lo que nos produce una envidia sana de como los franceses trabajan la memoria.

Francia es una potencia mundial, inmersa  en los últimos  doscientos años en las dos conflagraciones mundiales, en las guerras napoleónicas y en algunas coloniales. Es decir, tienen materia prima más que suficiente para rememorar su memoria. Así y todo, creo que lo saben hacer mejor y lo cuidan más que en nuestro país.

Placas alusivas a la 9ª compañía, formada por españoles, que contribuyó a la liberación de París de los nazis
España, es un país a contracorriente de otros de la Europa occidental. Mientras en esos países, a partir de 1945, se establecieron regímenes democráticos aquí, los malos, vencieron en la guerra civil y nos tuvieron viviendo en una dictadura durante 38 años. De esta manera tenemos la memoria parcial y sesgada, empezada a corregir, con grandes dificultades todavía, a partir de la llegada de la democracia. Es sabido que Franco jamás tuvo un gesto de clemencia sobre los vencidos.

Placa de un instituto alusiva a deportaciones de alumnos
Por ejemplo, ¿Para cuándo un gran Centro Nacional de la Memoria de los miles de compatriotas deportados y muertos en los campos de exterminio nazi? En fin, ahí dejamos la pregunta, constatando que en temas de nuestra memoria,  todavía nos queda mucho por hacer.

viernes, 7 de septiembre de 2018

LECTURA DE UN MAPA DE HACE NOVENTA AÑOS


Quería compartir con los lectores un pequeño mapa, fechado en 1928, para analizar los cambios más importantes habidos, hasta hoy. Seguramente olvidaré algo, así que espero comentarios al respecto.

Revisándole de abajo arriba observamos la desembocadura del río Lamasón en el Nansa. Todavía no está construida la presa del embalse de Palombera, que es de 1953, y vemos como el cauce del primero de los ríos, hace de límite entre los dos municipios: Rionansa y Herrerías.

Mapa objeto de análisis
Un poco antes de esa confluencia aparecen dos casas a ambos lados de la carretera, que viene de Celis. Hoy ya no existen. En la de la mano izquierda vivió mucho tiempo Primo, empleado de Saltos del Nansa, que controlaba las compuertas de la presa, cuando se regulaban de forma manual. La casa de la mano derecha fue derribada bastante antes.

El núcleo de Rábago, entorno a la iglesia, se mantiene más o menos como estaba, con alguna nueva construcción, únicamente cambia el trazado de la carretera, que ya no pasa por el costado de la iglesia y la antigua casa de Francisco Linares. 

Siguiendo el cauce del Nansa observamos dos presas con sus respectivos calces. Las presas las han derribado. La primera llevaba agua al molino de Rábago todavía existente y la segunda alimentaba un calce de más de 700 metros que llevaba agua al conjunto hidráulico, formado por la ferrería y el molino contiguo, de Cades.

Antes de llegar a la ferrería vemos la única entrada que existía para llegar a Cades, sea viniendo desde Lamasón, o de desde Puente Arrudo. Esta se hacía por la casa del Tranco, que nos deja ver, bien a las claras, que habría alguna portilla, regulada desde esa casa, para poder acceder al pueblo. 

Vista parcial de Cades. La primera casa de mano derecha es la del tranco
La casa sigue existiendo, lo que se ha modificado es la carretera con respecto a ella.  Inicialmente la dejaba a mano izquierda y pegada a la carretera y ahora se sitúa a mano derecha y alejada de ésta. El camino cruzaba el pueblo, pasaba por Otero y desembocaba de nuevo en la carretera, a la altura de la Venta de Vallejo.

Casa del tranco actualmente. Obsérvese el desvío de la carretera
Esto quiere decir que la entrada principal actual que parte de enfrente de la ferrería y pasa por el barrio de El Solar, no existía.

Por último, vamos a fijarnos en Puente Arrudo. El puente de mampostería ya existía, es de 1921, la tienda de Vicente también existía, pero no la de Cosme, que es posterior, como de 1934. El edificio del ayuntamiento ya aparece, así como la antigua venta La Sofía, que es de 1907.

Por ultimo y a la izquierda del puente aparece una casa, debajo de la letra “a”, creo que es la casa de la braña, que perteneció a Adolfo Obeso. 


NOTA: para ver los detalles del plano hacer clic  sobre el mismo y ampliarlo. 

viernes, 17 de agosto de 2018

EL VIEJO CAMINO AL CRISTO DE BIELVA


La festividad del Cristo de Bielva se celebra a mediados de septiembre en una ermita un poco separada del pueblo, en dirección oeste.

La veneración a este cristo gozaba de mucha devoción que alcanzaba a los municipios colindantes, incluido el asturiano de Peñamellera Baja. Ahora las romerías no son lo que eran, pero he tenido oportunidad de ver un reportaje televisivo, de mediados de siglo pasado, sobre esta fiesta y se observa familias enteras, que después de venerar al cristo por la mañana, pasaban el día en la campa comiendo y bailando por la tarde.

En ese tiempo el acceso a la ermita para los foráneos era a través de un camino, que partiendo de Escoyo subía hasta la ermita y se podía continuar hasta el pueblo.


Plano de Bielva de 1929. En primera linea el camino de Escoyo a la ermita
El camino partía de unos cuarenta metros más adelante de la actual casa de Escoyo, en el mismo margen, y por un trazado en zig-zag, superabas la altura de la peña, hasta llegar a la explanada de la ermita. En 1929 todavía no existían las escaleras famosas de las promesas. Sin embargo, en 1955, ya aparecen construidas, según la fotografía adjunta. En esta fecha se utilizarían ambos accesos. 

Fotografía aérea de 1955. Observese el trazado del camino a la ermita
Así lo dejan ver los planos y las fotografías antiguas de la primera mitad del siglo pasado.


lunes, 13 de agosto de 2018

LA FORMA DE POBLAMIENTO DE CADES


Cades, localidad del municipio de Herrerías, presenta una original forma de poblamiento, conocida como intercalar, que es una mezcla entre la forma concentrada y la  dispersa.

Plano de Cades de 1929, con su forma de poblamiento conocida como intercalar
A diferencia de la forma concentrada o la dispersa, como para esta última pueden ser la de los valles pasiegos, Cades reúne pequeños núcleos -barrios de 4 o 5 casas- separados entre sí.

Plano de Cosio, ejemplo de poblamiento concentrado
Los barrios y las denominaciones de los lugares en Cades son numerosas. Vamos a tratar de arrojar algo de luz al respecto, ayudado por Antonio Dosal, vecino de Villachica:


Lugares:
1.    El Tranco
2.    Caseta de arriba
3.    Caseta de abajo
4.    La Ferrería
5.    Socueva
6.    La Braña
7.    La Pared 
8.    El Arenal

Barrios:
1. La Calle  
2. La Cotera
3. El Solar
4. La Concha
5. San Juan
6. El Pellón
7.    Villachica
8.    La Sierra 

Vista aérea de Cades. En amarillo los lugares. En rojo los barrios

Esta dispersión de barrios le hace muy singular. Únicamente Casamaría, dentro del mismo municipio, tiene una forma de poblamiento parecida, aunque con un menor número de barrios. Esta forma de poblamiento hace que Cades disponga de un buen número de fuentes y abrevaderos, ya que cada barrio operaba como un pequeño núcleo aislado.

En cuanto a los lugares sería interesante el estudio de los topónimos de los mismos, ya que habitualmente su origen está en algún aspecto físico o material del lugar que designan.

miércoles, 8 de agosto de 2018

MAÑANA VIERNES, ÚLTIMA CHARLA Y CLAUSURA DE LA EXPOSICIÓN


Mañana viernes día 10, tal como estaba programado, clausuraremos la exposición: una iniciativa solidaria digna de contar, instalada en el centro cultural Manolo Cos de Cades.

Previamente, a las 19 horas, sostendremos una charla sobre los verdaderos artífices de la construcción del puente como fueron los arrastradores de troncos con esos artilugios tan originales, mitad carro, mitad narria de arrastre, llamados rabonas, hoy desaparecidos.

Planta y alzado de una rabona. Dibujo de Alberto Díaz Gómez
Exploraremos como se serraba la madera, qué herramientas utilizaban, cómo eran los talleres de serrado y cuantas piezas hubo que serrar y sus denominaciones para armar el puente de 66,43 metros de largo y 3,83 metros de alto.

Conjunto de herramientas de un serrón expuestas
Para ello nos apoyaremos en las maquetas de Isidoro Sánchez que, con sus detalles, nos permitan interpretar cómo se desarrollaban estos oficios, de fuerte arraigo en todo el valle del Nansa.

No nos queda más que invitar a los ciudadanos a la misma.

miércoles, 1 de agosto de 2018

MAÑANA VIERNES CHARLAREMOS SOBRE EL AUGE Y EL DECLIVE DE EL ARRUDO


En el Centro cultural Manolo Cos, de Cades y dentro de los actos de la exposición: Una iniciativa solidaria digna de contar, a las 19 horas, charlaremos sobre el auge y el declive de El Arrudo.

El Arrudo, durante unos cuarenta años –de 1935 a 1975- fue un importante núcleo socioeconómico donde se desarrollaban múltiples actividades. Hablaremos de la cronología de su instalación –el primer inmueble edificado fue la Venta La Sofia, acecido en 1907– y de algunas actividades hoy desconocidas. El traslado del edificio municipal de Pieño al Arrudo contribuyó decisivamente a esta circunstancia.

Vista de El Arrudo, años 40. Al fondo Casa Cosme  y en primer termino salón de baile
Hoy sabemos que la farmacia antes de llegar a Bielva estuvo en El Arrudo y que en este lugar se llegaron a embotellar las conocidas gaseosas de pito. Aquellas originales botellas en cuyo cuello alojaban una canica de vidrio. Precisamente la presión del agua carbonatada, empujaba la canica hacia arriba, contra la goma que se encontraba insertada en el cuello de la botella, cerrándola. Para beber no había más que empujar la canica hacia abajo.

Hablaremos de la tejera de Coria, situada detrás del viejo ayuntamiento, donde los tamargos asturianos venían en temporada a hacer teja y ladrillo, de la Fuente Cades, la surgencia donde lavaban las mujeres de Cades, de las líneas regulares conocidas como la del Alemán que recorría el valle y la de la Rubia, que acercaba  gente de Peñarubia y Lamasón.

Ruinas actuales de El Arrudo
Dentro del declive, consumado definitivamente desde el traslado de la vieja sede municipal al inicio de la vega de Cades, en 1997, analizaremos las ruinas actuales.

Aprovecharemos la charla para entregar a los asistentes unas postales editadas con elementos de la exposición, presentadas ayer.