martes, 10 de mayo de 2022

EL DESGRANADO MANUAL DEL MAÍZ EN MÉXICO, EN EL CINE

 

Ayer, dentro de la programación de Días de Cine Clásico de TV2, nos ofrecieron una vez más la excelente película: Los 7 magníficos, que hemos visto unas cuantas veces.

En la parte final aparecen unas campesinas mexicanas desgranado maíz con unas oloteras. La olotera es un bonito y estético utensilio que se utiliza en México para desgranar manualmente el maíz. Prácticamente todos los campesinos que siembran maíz para su autoconsumo disponen de la misma para el desgranado de las mazorcas. Suelen tenerlas colgadas en las cocinas.

El utensilio está formado por un conjunto de garojos a cada lado formando un círculo regular de unos 50 o 60 centímetros de diámetro, para lo cual se cortan a la misma medida, aproximadamente de 12 centímetros, que se sujetan con alambres, pletinas metálicas, cuerdas, aros de madera o cañas trenzadas.

              Los 7 magníficos: desgranado maíz con las oloteras 
   

Para desgranar el maíz se coge la panoja bien seca con una mano y se restriega con fuerza sobre la superficie de la olotera, hasta que en varias pasadas queda la mazorca totalmente desgranada.













                                                                                 Oloteras de nuestra casa

Las conocimos en nuestros viajes a México. Las vimos en casas, museos y en restaurantes, como elementos decorativos. Nosotros hemos elaborado algunos ejemplares de distintos diámetros, que actualmente adornan nuestra casa de Cades.



sábado, 7 de mayo de 2022

EL PUESTO DE OBSERVACIÓN Y VIGILANCIA DE LA GUARDIA CIVIL, EN LA PEÑA SANCHO

 

Esta entrada nos la ha sugerido otra titulada: De Cerraos, Ferias y Tabernas, publicada en el blog https://herreriasenlamemoria.blogspot.com/ y escrita por Luisa Barrio Acebo, vecina de Cabanzón.

Esta señora, a la que hemos tenido el gusto de conocer, explica algunas vicisitudes de cuando era pequeña y en concreto que siendo hija del que regentaba la taberna de Cabanzón, se encargaba de llevar la comida a la guardia civil cuando estaban acampados en el Prao de Ribota.

He querido revisar mis archivos y que la propia Luisa nos diese más detalles. Sobre lo segundo nos explica que eran 3 o 4 guardias, que disponían de una especie de cabaña construida con varas de avellano y cubierta de ramajes para resguardarse, que su ubicación era en el alto de la Peña Sancho, que ella llama Prao de Ribota, que es un observatorio muy importante y que uno de ellos que debía tener hijos de la edad de Luisa, se lo recordaba cuando la veía y que esto ocurrió sobre el año 1956. Con esta información he visitado la zona, siguiendo las recomendaciones de la autora. Además, este puesto de observación y vigilancia era compatible con el cuartel que había en Cades y su desempeño consistía en dar de baja a los maquis que se movían por la zona.


  Ubicación del puesto de Vigilancia en la Peña Sancho. Croquis original de la G.C.

Sobre este tema hemos escrito un par de entradas en nuestro blog: El cuartel de la Guardia civil de Cades y Peña Sancho en Cabanzón, un lugar estratégico, publicadas en octubre del 2018 y mayo del 2019, respectivamente. Efectivamente el croquis de la segunda entrada, recoge la existencia de ese puesto de Observación y Vigilancia, representado por una X.

Vista desde el mirador de Peña Sancho. A la izquierda la CA-842, a la derecha la CA -855 , en medio el rio

En definitiva, Luisa nos ha puesto sobre la pista de algo que desconocíamos.  Si los maquis habían elegido las cuevas de la Peña Sancho como lugar estratégico para pasar los inviernos: orientadas al sur, cerca del rio, con visión abierta a varias carreteras, la Guardia Civil independientemente de que supieran si los maquis estaban debajo o no, habían elegido ese mismo lugar estratégico por la visibilidad que el puesto ofrecía.

Guardia civil retratada con la familia Teja en la venta del Vallejo. Posiblemente a algunos de estos guardias les llevaría Luisa la comida    

Para finalizar queremos felicitar a Luisa y a ese grupo de mujeres que mantienen el blog ya que,  la lectura de sus entradas, nos ayuda a entender como era la vida en Herrerías a mitad del siglo pasado.


POSDATA

- Las imágenes del croquis y la de la G.C. en la Venta del Vallejo, pertenecen a Antonio Brevers, publicadas en su obra titulada: Juanín y Bedoya, los últimos guerrilleros

- La casa de los Teja y el edificio de la Venta, eran los inmuebles más cercanos al puesto de observación y vigilancia

jueves, 28 de abril de 2022

UN BUEN ALCALDE DE HERRERÍAS, QUE RESIDIÓ EN OTERO

 

El periódico quincenal editado en Panes entre 1902 y 1936, El Eco de los Valles, publicaba en su número 442 del 20 de abril de 1912, la muerte de Primitivo González Fernández, residente en Otero.

¿Quién era este hombre para que una revista publicase una extensa reseña sobre su vida? Pues ni más ni menos que el alcalde de Herrerías durante cuatro legislaturas, entre 1894 y 1908.

La reseña publica que: era un demócrata impenitente, figura de la extrema izquierda de los liberales de Herrerías, que con aquel grupo de animosos correligionarios contribuyó a la reorganización de los liberales en el comité que presidió el inolvidable Sr. Palacios; patrocinó la creación de las escuelas de Casamaría y Camijanes, que tanta oposición encontraban ….  En fin, un hombre de izquierdas que, conociendo el conservadurismo congénito de las poblaciones rurales, debía tener buen predicamento para que los vecinos lo eligiesen las cuatro legislaturas.

Todavía en Otero se conserva la casa de Primitivo. Es una bonita casa amenazada de ruina, situada en el extremo este del pueblo y contigua a la de Carlos Fernández.

Vista lateral de la fachada principal de la casa 

Su fachada construida enteramente en sillería, alberga un balcón central dotado de barandilla de forja artística y dos terrazas laterales, también protegidas con forja. Además dispone de bonitos detalles como ornamentos florales y rosetones en piedra, incluidas las iniciales del propietario sobre el dintel del balcón principal  y el año de la construcción, 1891, sobre en el de la terraza derecha.  

Otro bonito detalle es el alero llamado de tejaroz consistente en seis hileras de tejas encastradas en el muro dispuestas de abajo a arriba en vuelo progresivo, hasta llegar a la hilada de tejas propiamente dichas, que sobresale por encima de las primeras.


Detalles constructivos de la fachada y del alero

Primitivo tuvo dos hijos; Ramón y Bernardo y una hija, Esperanza que, aunque fallecida hace unos cuarenta años, mantuvo la casa de sus padres desde Madrid, donde residió los últimos años. La  esposa de Primitivo era Maximina Suárez.

Finalmente, el Eco de los Valles del 10 de mayo de 1912, recogía la siguiente reseña: el día dos del mes actual se celebraron en la iglesia parroquial de Cades los funerales por el eterno descanso de don Primitivo González y con tal motivo se vio un acto muy concurrido.

Presidieron las autoridades locales (ayuntamiento y juzgado en pleno) y varios parientes del finado; asistiendo numerosísimas personas de Herrerías, Santander, Lamasón, Rionansa y Peñamellera Baja. Descanse en paz el señor González Fernández.


RESEÑAS

-      -  El Eco de los valles no 442 del 20 de abril de 1912

-      -  El Eco de los valles no 444 del 10 de mayo de 1912 


lunes, 18 de abril de 2022

COLOMBRES SE ILUMINA CON FAROLAS CENTENARIAS DE LOS TALLERES DE SAN MARTÍN

 

Colombres, es la capital del municipio asturiano de Ribadedeva que comparte límites con el cántabro de Val de San Vicente. Es una villa muy bonita que acoge La Fundación Archivo de Indianos–Museo de la Emigración del Principado de Asturias, en la Quinta Guadalupe del indiano Iñigo Noriega Laso. La villa tiene significativas muestras de la arquitectura indiana.

La casa consistorial del concejo se encuentra en un extremo de la Plaza de Colombres, la plaza elíptica de Manuel Ibáñez Posada. La fachada principal tiene un pórtico con arcos sobre pilares y se terminó en el año 1901. En el centro de la plaza se encuentra la escultura de Manuel Ibáñez, el primer Conde de Ribadedeva.

En los bordes de esta plaza, hundida sobre la rasante de la carretera, se ubican 14 farolas espaciadas a lo largo de la elipse, fabricadas en los talleres de San Martín de Santander. Estos talleres fundados en 1878 por los López -Dóriga, se ubicaban en San Martín del Mar, hasta que en 1913 fueron adquiridos por la familia Corcho.

Detalle de la farola

En estas instalaciones Corcho amplia su sección de construcción naval, complementada con la fabricación de turbinas hidráulicas, vagones, calderería en general, fabricación de cocinas y elementos de hidroterapia y bombeo y, por supuesto, nuestras farolas. 

Modelo de farola de Colombres, Al fondo la sede municipal

La familia Corcho en sus diferentes formas jurídicas fue un emporio industrial con tres sedes en la capital, que ofreció un catálogo con multitud de productos industriales al mercado nacional e internacional y que paseo en nombre de Santander por las diferentes exposiciones nacionales e internacionales en las que participó. Para conocer lo que supuso la familia Corcho para Cantabria, recomiendo la lectura de este libro (1)

Hoy ya no queda nada del viejo taller-astillero, salvo las dos naves sede actual de la Colección ENAIRE de Arte Contemporáneo recientemente inaugurado.

Las farolas de Colombres pueden ser de 1920 o 1930, instaladas en una remodelación de la plaza, posterior a la construcción de la sede municipal.

 



(1) Fernández Acebo, Virgilio. 2005. DE TALLERES CORCHO A BSH ELECTRODOMÉSTICOS ESPAÑA, S.A. Siglo y medio de evolución de una industria de Santander. Santander

                                  

viernes, 1 de abril de 2022

LOS LORIENTE: UNA SAGA DE INDUSTRIALES SANTANDERINOS DESAPARECIDA

 

Leyendo la crónica de la II Feria de Muestras de Santander, que tuvo lugar en la segunda Alameda de la ciudad, en 1932, me he encontrado con la participación de Loriente, como expositor de la misma, junto a Ribalaygua, la fábrica de gas Lebón, Pérez del Molino o la granja Poch de Torrelavega, entre otras.

Muchos santanderinos no conocerán o recordarán a esta saga de industriales que durante medio siglo fabricaron piezas diversas para el sector de automoción. El viejo patriarca, Benito Loriente, inicia su actividad disponiendo de un garaje para, posteriormente, fundar una fábrica de piezas moldeadas de caucho en un edificio situado en la esquina de la plaza de Numancia, hoy desaparecido.

Era un edificio de cuatro plantas planta baja+ tres pisos– de arquitectura industrial que desencajaba con los residenciales de su entorno. En él se fabricaron cientos de referencias de piezas de caucho para todos los sectores que se comercializaban en toda España. Entre sus clientes se encontraba, ni más ni menos, que la fábrica de coches de la SEAT, cuando era de capital público dependiente del Instituto Nacional de Industria.  Entre las décadas de los 60 y los 70 muchos coches que salieron de esa fábrica, disponían de piezas de Loriente, incluidas las alfombras por aquel tiempo, de caucho.

Instalaciones de Loriente en la Plaza Numancia

Esa buena relación con la fábrica de coches llevó también a que Loriente fuese elegido representante oficial de esa marca para Cantabria. Así es como en un edificio de la C/ Casimiro Sainz 6, acogen las actividades de venta de coches, repuestos y reparación de los mismos. Ese viejo caserón que compartía acera con un puesto de repostaje de gasolina de CAMPSA, ha desparecido y ha lugar a un solar donde el Gobierno de Cantabria, pretende construir su nueva sede. 


Surtidor de gasolina compartiendo acera con las instalaciones de Loriente, en Puertochico

La buena marcha de los negocios propicia la entrada en el mismos de dos de los hijos del patriarca; Benito y Antonio, químico el primero y abogado el segundo, que dirigen respectivamente los negocios de fabricación de piezas de caucho, incluidas pastillas de frenos para diferentes modelos de vehículos y la representación de los vehículos de la marca Seat.

                              Sede del futuro MUPAC, ocupando el solar de Loriente

Al quedarse pequeñas las instalaciones de Plaza Numancia, a finales de 1960, abren un segundo taller para manipular el caucho en una nueva nave de la Avenida de Parayas, concesión de la antigua Junta de Obras del Puerto, sobre unos terrenos ganados al mar. La nave de 9.000 m2 situada en la margen derecha, dirección Bilbao, es la que actualmente ocupa Carrera Motor a partir de la gasolinera.

Anuncio de Loriente, en la hoja del lunes de marzo de 1959

En la década de los años 80 y por diferentes razones empiezan a liquidar los negocios. De un lado, no había relevo generacional o, lo que es lo mismo, la incorporación de los nietos a los negocios para propiciar su continuidad, mientras que, del otro, los inmuebles de los Loriente eran muy apetecidos por su ubicación, como hemos visto con el que alojará la futura sede del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria.


                             Vista de la nave que ocupaba Loriente en la Avda. de Parayas

Otro elemento a considerar es el que tiene lugar en 1986, como es la compra de SEAT por el grupo alemán Volkswagen. A partir de esa fecha pasa a ser una filial del grupo alemán.  Volkswagen reorganiza su producción y sus proveedores entre los cuales no se encuentra Loriente.  

Con esta entrada hemos querido reconocer y dar testimonio a una importante familia santanderina, los Loriente, que tanto aportaron al desarrollo industrial de la ciudad, en el sector de automoción. Dicho queda.


sábado, 19 de marzo de 2022

LA BIBLIOTECA HISTÓRICA DE LA ESCUELA DE INGENIEROS DE MINAS DE MADRID

 

La denominada biblioteca histórica de la Escuela de Ingenieros de Minas de Madrid se encuentra en la misma sede, sita en la calle Ríos Rosas 21 y está formada por los textos que se trasladaron al edificio construido en Madrid para albergar a la Escuela en el año 1894. Los 7.000 textos que contiene esta biblioteca son ejemplares comprendidos entre el siglo XVI y el año 1830, aproximadamente.

Escuela de Ingenieros de Minas de Madrid, en C/ Ríos Rosas 21 

La historia de esta colección está íntimamente ligada a la enseñanza de la minería en España, que se inició de forma oficial en 1777 por encargo del Rey Carlos III a Don Cristóbal Storr, director de Minas de Almadén, creándose así la cuarta Escuela de la especialidad, después de las de Freiberg, Schemnitz y San Petersburgo y un año antes que la de París.

La biblioteca de asienta en el primer piso de la escuela, en un recinto muy coqueto de dos pisos dotados de armarios de madera con cristaleras que protegen los libros. La correspondencia entre ambos pisos se produce a través de una escalera metálica de caracol que te deposita en un pasillo, dotado de barandillas metálicas, que recorre todo el perímetro de la biblioteca. También las cerchas que sostienen la cristalera por donde pasa la luz a la misma, es metálica. En su conjunto es un recinto muy bonito que merece la pena visitarse.

Vista de la biblioteca histórica de la EIMM

La biblioteca de esta nueva y avanzada escuela de Minas, está formada por obras que reflejan no sólo la ingeniería y técnica de la época, sino que son un auténtico legado de todas las ciencias existentes en aquellos tiempos. De estas obras – todas anteriores a nuestro siglo- más de un millar están editadas en los siglos XVI, XVII y sobre todo en el XVIII, el siglo de la Ilustración.

Lo dicho, en los horarios en los que permanece la escuela abierta, se puede visitar.  


martes, 15 de marzo de 2022

EL GENETISTA ANTONIO DE ZULUETA, EN SANTANDER

 

El Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid ha dedicado una exposición al genetista Antonio de Zulueta, que he visitado recientemente. La exposición, que pertenece a un proyecto de investigación científica, tiene un carácter divulgativo y su objetivo principal es dar a conocer al público la extensa y notable biografía de este investigador, uno de los más relevantes de nuestro país.

Antonio, una vez finalizados sus estudios, fue becado por la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas (JAE), -una institución creada en el marco de la Institución Libre de Enseñanza, para promover la investigación y la educación científica en España-, para realizar trabajos de campo en la Estación de Biología Marítima de Santander, en 1906.

Esta se encontraba a un costado de la antigua fábrica de gas Lebón de Santander, justamente donde se encuentra la actual Escuela Técnica Superior de Náutica de la Universidad de Cantabria. 

Sede de la antigua Estación de Biología Marina de Santander

Un panel de la exposición hace mención a su estancia en Santander a través de una fotografía donde aparece vestido con la escafandra de buzo antes de sumergirse, a un costado de la caseta de bombas del dique seco de Gamazo. Al costado derecho se observa parte del inmueble del viejo astillero de San Martín.


 Antonio a punto de sumergirse en la proximidad de la caseta de bombas

Sus investigaciones sobre el escarabajo Phytodecta variabilis le llevaron a demostrar por primera vez la existencia de genes en el cromosoma Y. Este hallazgo le proporcionó un gran prestigio internacional y le permitió relacionarse con los genetistas más importantes de su época: Morgan, Haldane o Dobzhansky, entre otros. Dirigió el Laboratorio de Biología del MNCN desde 1913 y fue director del museo durante la Guerra Civil.

Detalle del panel