lunes, 3 de diciembre de 2012

LAS ESCULTURAS EN PASTA DE CAÑA DE MAÍZ


La realización de esculturas de pasta de caña de maíz es una técnica prehispánica que proliferó en la región lacustre de Michoacán, en México. Con esta técnica los indígenas locales elaboraban efigies de dioses, animales y otros objetos de decoración, consiguiendo un reducido peso en esculturas de grandes dimensiones. Estas técnicas serían asimiladas por los colonizadores españoles, cuyos sacerdotes la utilizarían con el mismo fin. 
La conversión al cristianismo de los nativos, les obligaba a abandonar sus propias creencias y sustituirlas por las de los conquistadores. Por ello se inició la fabricación de iconos religiosos con la técnica de la caña de maíz, –muy abundante en la zona,– que por su escaso peso eran fácilmente trasladables para actos litúrgicos.
 
Los cristos conservados en México y también en España –Andalucía y Canarias–  se obtienen del aglutinado de pulpa de caña de maíz y posterior modelado de los rasgos de la figura con la misma pasta aglutinada con un adhesivo. Tanto los  aglutinantes como los preservantes, para eliminar posibles pudriciones, lo solventaban con productos naturales locales.
 
                                           Cristo elaborado con pasta de caña de maíz


 
A esta técnica se la conocía con el nombre de tatzingueni, nombre con que también es conocido el uso de la caña de maíz.

Esta imaginería religiosa tuvo su periodo álgido en los siglos XVI, XVII y XVIII. Cuentan los cronistas que eran tan importantes la producción de la Nueva España que se exportaban a España, tal como ya hemos dicho. 
 


La técnica de la imaginería de caña desapareció a finales del siglo XVIII con la extinción de la escuela de Pátzcuaro, pero no así la tradición de las imágenes peregrinas. En los últimos años y a través de programas gubernamentales se está recuperando esta técnica, que es muy interesante.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada