viernes, 23 de julio de 2021

INTERESANTE EXPOSICIÓN EN EL CENTRO DE ESTUDIOS LEBANIEGOS

 

El fotógrafo Agustín López Bedoya, expone en el Centro de Estudios Lebaniegos de Potes, uno de sus proyectos titulado: Maderas de Oriente. El monte, el último refugio. Se trata de un conjunto de imágenes de lugares banales donde sucedieron episodios destacados o trágicos que los hacen únicos. Verdaderos testigos de un pasado, referidos a la historia de la guerrilla en el norte de España.


Collado de Pandebano. Sotres. Invernal donde fue abatido Ceferino Roiz, Machado

El titulo toma el nombre de una famosa colonia, muy popular en los años de la postguerra, con la que los maquis se rociaban el calzado para evitar que los sabuesos los localizaran y así poder sortear los cercos de la Guardia Civil.


                                Curva del molino de Vega de Liébana donde lo fue Juanín

Como dice el autor: son un conjunto de fotografías hechas desde el silencio, que quieren transmitir las sensaciones que generan las huellas de unos acontecimientos que hablan de ausencias y de vacíos, de amaneceres sin esperanza, de oscuridad nocturna, de un pasado aun visible que tiene que ver con la vida y la muerte de unos protagonistas…

Para todos aquellos que valoramos y respetamos las actuaciones de estos excombatientes; resistentes en la España franquista de postguerra, la visita se hace imprescindible. 




sábado, 17 de julio de 2021

EL PASEO GEOMÉTRICO DE CADES

 

En el barrio La Concha de Cades, el que queda encima de El Solar, aprovechando la escollera lateral que perfila el camino de acceso a las casas, un alemán de la zona de Stuttgart, propietario de una de ellas, ha construido lo que él llama un paseo geométrico.

Cartel anunciador del paseo


Con varillas metálicas corrugadas de diferentes diámetros ha construido e instalado más de una docena de esculturas con motivos geométricos, sobre la escollera a todo lo largo del camino.


                              Escollera que acoge las esculturas del paseo

Nuestro vecino de nombre Martín Vaupel, doctor en electrónica, se le ha ocurrido dar vida a ese camino con estos elementos. Desde una simple raya, una cruz, un triángulo, un cuadrado, prismas, paralelepípedos diversos, exaedros, tetraedros, icosaedros … para finalizar en una especie de árbol y una rosa de los vientos.


                             Collage con algunas esculturas

En estos tiempos donde prima  el individualismo más feroz, el gesto de Martín de adornar con sus esculturas un camino público, le dignifica. Como intuimos que nadie va a felicitarle por la iniciativa, desde este blog queremos hacerlo nosotros.


                                                    Otro collage

lunes, 12 de julio de 2021

UNA ACTUACIÓN EJEMPLAR DE MEMORIA HISTÓRICA

El     Ministerio de la Presidencia acaba de publicar un informe sobre La Recuperación e Identificación de los restos de Eloy Campillo. Eloy era el alcalde de Sotres y guarda forestal de los Picos de Europa en 1945, cuando el 24 de abril de ese año, el conocido maquis lebaniego Juanín, se cree le pegó un tiro en la nuca y lo arrojo a una torca conocida como la Topinoria.

Portada del informe 

El informe relata que unos días antes de ese 24 de abril, los guerrilleros antifranquistas emboscados en Picos de Europa y naturales de los pueblos cercanos quedaron a comer para celebrar el próximo final de la II guerra mundial, en donde el ejército soviético había tenido una actuación fundamental en la derrota de los nazis. Alguien les delató y sucedió un tiroteo con la Guardia Civil en el que murieron dos agentes y un guerrillero. Los maquis metieron a gente del pueblo en una cueva y les interrogaron. Eloy Campillo reconoció que le había contado lo de la comida a otro compañero guarda, quien probablemente les delató. Mientras andaban de vuelta a Bejes, Juanín supuestamente disparó a Campillo y le tiró a la sima.

En el verano del 2018, unos espeleólogos valencianos explorando la torca Topinoria, una sima de 180 metros de profundidad cuya entrada se halla en la zona de Bejes, encontraron en el fondo los restos de un cadáver. La principal hipótesis los llevó a pensar que se trataba de Eloy Campillo, cuya hija Mercedes Campillo, de 78 años, llevaba mucho tiempo intentando encontrar el cadáver de su padre.

Expertos frente a los huesos recuperados en la torca

A partir de aquí se desencadena un proceso de recuperación e identificación de esos restos en los que intervienen, aparte de Mercedes con sus dos hijos, diversos  espeleólogos, el Instituto de Medicina Legal de Cantabria, el Laboratorio de Antropología del Instituto Nacional de Toxicología, el Laboratorio de Genética del mismo instituto, los forenses de la sociedad de Ciencias Aranzadi, jueces, historiadores, el gobierno de Cantabria, que sufraga los gastos de las intervenciones, amigos de la familia y vecinos de Sotres…Un grupo muy numeroso de profesionales y expertos que culminan su trabajo identificando los restos de Eloy, entregárselos a su hija y elaborando el informe, que invito a su lectura en: https://cpage.mpr.gob.es/producto/la-recuperacion-e-identificacion-de-los-restos-de-eloy-campillo-2/

Trabajos en torno a la torca Topinoria

Para situar a los lectores en el tiempo de los hechos, recomiendo la lectura atenta del capítulo 2: La historia y la búsqueda. Por lo demás me parece un informe muy serio, propio de un país moderno. La actuación de nuestros profesionales e instituciones, como en este caso, dignifican la memoria histórica. 

viernes, 25 de junio de 2021

LOS TOMBOS DE LA SIERRA LA COLLADA IV

En esta entrada nos referiremos al tombo del Carbonizo, de los Carboncillos o de los Carboneros, como así se le conoce. Esta entrada anula otra sobre el mismo tema, publicada el 7 de marzo, por imprecisa que ya hemos eliminado del blog. El tombo se encuentra en el camino que va desde Casamaría a Gedillo, pasando por Las Calveras y Pozobal.

Se trata de un bloque de unos 20 metros de frente por 8 de altura donde se ubica un abrigo bastante amplio, orientado al oeste y que se prolonga por debajo del bloque. Este abrigo tendrá unos 8 metros de anchura por dos de profundidad.


Vista del tombo 


Al igual que el abrigo anterior nos encontramos ante un vestigio arqueológico ya que, en un panel del mismo, contiene hasta siete figuras realizadas con pintura roja, que oscilan desde barras, manchas diversas y un antropomorfo de 9 centímetros de longitud.

Cronológicamente pertenece a la misma época del vestigio arqueológico de la anterior entrada, denominado arte esquemático,  desarrollado por comunidades de pastores que se asentaron en esta vertiente de la Sierra La Collada. Este tombo se encuentra a unos tres kilómetros en línea recta del abrigo de Cades.

 Su descripción arqueológica aparece en:

https://www.academia.edu/39483430/DESPU%C3%89S_DE_ALTAMIRA_Arte_y_grafismo_rupestre_post_paleol%C3%ADtico_en_Cantabria_Resumen_de_la_obra_



Calco de las figuras del tombo,  extraídas de la publicación: Después de Altamira: Arte y grafismo rupestre post-paleolítico en Cantabria


Siendo la sierra La Collada una zona dedicada a la ganadería extensiva de ganado bovino, caballar y lanar, conocemos que en tiempos pasados el tombo sirvió como redil para las ovejas de la familia de Matías Alonso.

Nos aventuramos a diagnosticar que el topónimo del abrigo posiblemente tenga que ver con la actividad carbonera de la sierra para el suministro de carbón a la ferrería de Cades y al paso de la carrada del carbón para el traslado del combustible, unos metros más hacia el norte. Carboneros y arrieros buscarían refugio en el tombo en algunos momentos problemáticos.


  El abrigo del tombo

La ferrería de Cades estuvo operativa desde la mitad del siglo XVIII  hasta la mitad del siguiente siglo.

martes, 22 de junio de 2021

LOS TOMBOS DE LA SIERRA LA COLLADA III

 

En esta entrada vamos a describir el Tombo o abrigo de Cades. Este tombo se encuentra en el lugar de los Cantones, llamada así por los imponentes bloques de cuarcita dispersos que contiene. Este lugar se encuentra debajo del depósito regulador de la traída de aguas de Herrerías, ubicado en la ladera sud oriental de la Sierra La Collada.

El bloque de unos 10 metros de longitud, por 5 de anchura y cuatro de altura, contiene un abrigo de unos dos metros de anchura y es utilizado como refugio por su orientación cálida y seca.

Tombo o abrigo de Cades

Además, el abrigo contiene un panel de pinturas rojas situado en un friso inclinado, que según los expertos pertenecen a un lapso de tiempo que van del Neolítico a la edad del Bronce, el denominado arte esquemático que corresponde al tercer milenio antes de cristo. Puede corresponder a algún asentamiento de pastores en las montañas de la parte baja del valle.

Esta manifestación se ubica dentro de un entorno arqueológico de similar cronología, como veremos en la siguiente entrada.

Cara del tombo que contiene las manifestaciones arqueológicas


Abrigo del refugio

Estamos pues ante un yacimiento arqueológico que los expertos han estudiado y dejado constancia del mismo. 


  Calco de las figuras del abrigo, extraído de la publicación: Después de Altamira: 
                              Arte y  grafismo rupestre post- paleolítico en Cantabria

Ver:

https://www.academia.edu/39483430/DESPU%C3%89S_DE_ALTAMIRA_Arte_y_grafismo_rupestre_post_paleol%C3%ADtico_en_Cantabria_Resumen_de_la_obra_. Editado por ACANTO con la colaboración de la Asociación Cántabra para la Defensa del Patrimonio Subterráneo. La referencia arqueológica se encuentra en la página 191 y siguiente.




lunes, 21 de junio de 2021

LA FERRERÍA Y EL MOLINO DE CADES, EN LA GUÍA NACIONAL DE TURISMO INDUSTRIAL

 

La Asociación de Operadores de Turismo Industrial ha editado la guía de  Turismo Industrial de España. En ella se recogen los recursos más importantes de cada Comunidad Autónoma. Descargar en:

https://www.aoti.es/uploads/1/2/4/5/124541490/guiaturismoindustrialdeespa%C3%B1a_aoti__1_.pdf

Para Cantabria se han elegido cuatro recursos: el Centro de Interpretación de la Industria de los Corrales, el molino de mareas de Santa Olaja, las vías verdes y yacimientos  mineros de Castro Urdiales y alrededores. El cuarto recurso propuesto es la ferrería y el molino de Cades.

                                     Portada de la guía de turismo industrial

Hay que felicitarnos por ello y esperar unas visitas concurridas a este importante recurso local.


jueves, 17 de junio de 2021

LOS TOMBOS DE LA SIERRA LA COLLADA II


En esta entrada vamos a describir el Tombo de los Cesteros que, como su propio nombre indica, era el refugio de los cesteros que, desde diferentes pueblos de Peñamellera Baja venían, a la parte sur de la Collada,  a cortar palos y tejales para confeccionar sus cestos.

Entrada al tombo


Bastantes pueblos de nuestro municipio vecino asturiano han sido tierra de maconeros o cesteros. El Catastro de la Ensenada relata, la existencia de cesteros en Buelles, El Mazo, Suarías, Panes, Alevia… Existe un importante testimonio recogido de un maconero de Narganes, Félix Sotres, que explica con mucho detalle los viajes a la zona de Arria a por palos. https://redmeda.com/estudios/la-cesteria-en-asturias/#ftoc-felix-sotres-narganes-penamellera-baxa

Cuenta que cada ocho o quince días, más de 30 viajes al año, iban a por palos a Arria. Salían de Narganes a las 3,30 de la madrugada y les llevaba unas cuatro horas llegar hasta Arria. Tenían que bajar hasta Panes para cruzar el rio y subir hasta Merodio. Desde aquí enlazarían con Pozobal, para subir por el camino que va a Gedillo por el Collau Jigares y descender hasta las riberas del rio donde se encuentran las matas de avellano.

Iban todos los maconeros del pueblo juntos, con burros para transportarles y el viaje para ellos, aunque a veces pasaban muchas penalidades, eran como una romería. La demanda de materia prima era tal que no se respetaba las menguantes para la corta de la madera. Todos los maconeros de Peñamellera se surtían de Arria.


Parte central del tombo

El tombo se encuentra unos 250 metros camino abajo, dirección Venta de Fresnedo, del cruce que conduce, bien a Gedillo o a Arria, en su costado izquierdo y en terrenos de Herrerías.

Vista parcial del tombo

El tombo es una peña semicircular de unos 20 metros de larga por 5 de alta, con las características propias de los tombos; paredes inclinadas a modo de refugio. Dispone igualmente de un buen frente a modo de plazoleta que les servirían para guardar los burros.

Es fácil imaginarse los importantes servicios de refugio prestados a nuestros vecinos asturianos, por este tombo.